AMOR DE CABARET

El músico

Pero los recibimientos cálidos, o fríos o broncudos no son culpa de Lalo Ximenez. Si acaso su error fue no haber jugado la Diputación local por Morena, y ahora deba lidiar con el discurso y el hecho que tiene que formarse en la cola. 

Antonio Mundaca

Lalo Xímenez era de Morena antes del proceso electoral. En el proceso electoral se hizo independiente. Se pintó de negro y gris. Blanqueció el discurso contra los partidos políticos y su aventura le dio casi 4 mil votos. Hoy vuelve a ser Moreno. Y fue recibido a regañadientes por los más grandes oportunistas del partido que Andrés Manuel López Obrador se niega a purgar. Porque le conviene. Porque es hora de sumar para que el 2018 llegue a un puerto más claro que su declaración 3 de 3.  Pero los recibimientos cálidos, o fríos o broncudos no son culpa de Lalo Ximenez. Si acaso su error fue no haber jugado la Diputación local por Morena, y ahora deba lidiar con el discurso y el hecho que tiene que formarse en la cola.  Bailar con la negra, después con la pinta.

Y sí, fue recibido por tres “liderazgos” cuestionados.  Primero por Ángel Domínguez, el Coordinador Regional enfrentado con Salomón Jara, especialista en selfies y fotos de Facebook, cuestionado al interior por su afición a las “frías” y la baja producción de “seccionales”.  “Palmilla” ¿qué representa Palmilla? El chiste se cuenta solo.  Y bueno, Elías Olivera González, “encargado” de Morena en el municipio. ¿Qué representa Elías?- ¿el beso de la tribu que pide dinero por candidaturas y donde manda Irma Juan Carlos?

Lalo Ximenez podría aportar frescura a Morena. Nuevos cuadros. Trabajo en colonias y comunidades.  Proyectos publicitarios de promoción convenientes a una fracción política acostumbrados a un socialismo arcaico y convenenciero.  Pero deberá enfrentar una escalada en su discurso que incendió el proceso electoral, el fin de tocar su propia música, y acomodarse a un son maniqueo y sin libertad.

Artículo anterior

El valentón

Artículo siguiente

El Solitario

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *