AMOR DE CABARET

El abucheado

Antonio Sacre Rangel fue despedido como presidente municipal de Tuxtepec con gritos de : ¡rata! ¡rata! ¡ fuera ¡ ¡fuera! Durante la toma de protesta al nuevo gobierno municipal, acompañado de sus regidores-  los leales y los convenencieros G-8 que acabaron siendo más tapetes que los mismos leales-que de paso también se llevaron varias mentadas de madre por su papel cómplice con el insensible sacrismo.

Fueron sintomáticos los reclamos a un presidente saliente que siempre vivió cínicamente en “gordilandia” y acabó escuchando la verdad ciudadana en sus últimas horas con la embestidura del munícipe , que dejó un bonito bulevar con una obra con materiales de mala calidad y llena de moches para sus amigos los gestores y de paso dejó un nuevo hijo predilecto como cereza de su nepotismo.

Antonio “el gordo” Sacre, incrédulo y molesto se consoló en alguna regidora que quitada de la pena y con el cinismo de la política llanera, le decía al encabritado ex presidente ¡ la gente nunca está contenta con nada!…. y así, insensible a las necesidades sociales hasta el final cerró el telón el presidente broncudo que ahora así se dedicará a administrar sus hoteles huatulqueños, sus suites en Veracruz confiado en la ley en su momento que él aplicó en su gobierno, la ley de Herodes:  te chingas o te jodes. Se le extrañará como a las cochinas que se van al monte, pero por el momento como le dijeron los ciudadanos en coro, hasta la vista roncador.

Artículo anterior

El domesticado

Artículo siguiente

Álvaro Hernández rindió protesta como nuevo presidente de Valle Nacional

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *