AMOR DE CABARET

El repatriado

El objetivo parece claro, volver a Gabriel Cué en un referente político del muratismo que despierte al partido del Gobernador, dormido, evielisado localmente, agazapado, sin nuevos liderazgos capaces de sacar la cara. Era por todos sabido la cercanía de Cué Navarro con el Gobernador, pero no se había demostrado el tamaño del brazo.

ANTONIO MUNDACA

El regreso de Gabriel Cué Navarro a Tuxtepec solo era cuestión de tiempo, de que las piezas en el tablero estatal y local se acomodarán, y el ex candidato a la diputación local por el distrito 02 volviera al municipio con una intención que tiene la jiribilla del proceso electoral 2018.

En algunos días, Cué Navarro renunciará como Director de Fomento Pecuario de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Pesca y Acuacultura (Sedapa) para incorporarse a la región como Coordinador Regional de Gobierno, una posición que dependerá, hasta el momento, directamente del gobernador Alejandro Murat sin intermediarios en las 8 regiones de la entidad, una especie de “Vicegobernadores” cuyo trabajo serán los amarres políticos, las bombas sociales y todo el aparato que eso conlleva.

El objetivo parece claro, volver a Gabriel Cué en un referente político del muratismo que despierte al partido del Gobernador, dormido, evielisado localmente, agazapado, sin nuevos liderazgos capaces de sacar la cara. Era por todos sabido la cercanía de Cué Navarro con el Gobernador, pero no se había demostrado el tamaño del brazo.

El mensaje lleva tintes electoreros: proyectarlo como candidato a la presidencia municipal de Tuxtepec, ante la fractura que recién se asoma entre Alejandro Murat y Fernando Bautista Dávila, y ese puente torcido que podría dificultar al Gobernador volver a jugar a la estrategia de “bandera falsa”, como se la aplicaron a Silvino Reyes para descarrilarlo como evielista y favorecer al actual presidente.

Gabriel Cué vuelve a su “patria” harto del tasajo y la gran urbe. Lo suyo es el rancho, el chaquiste y las mesas donde los políticos locales puedan reconocerlo como un referente, y eso, por ahora, solo le puede suceder en Tuxtepec. Trae la espinita de la derrota electoral del año pasado, donde quiso ser candidato a la presidencia municipal, cree que puede ganarla, habrá que ver si es capaz de despertar al PRI, que por ahora de cara al 2018, luce como la víctima de una muerte electoral anunciada.

 

Artículo anterior

El huevero

Artículo siguiente

Concejales exigen a edil de Ojitlán transparencia en el uso de la cuenta pública

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

1 Comentario

  1. Avatar
    anonimo
    2017-05-31 at 2:07 pm — Responder

    o sea, ¿que hará lo mismo que eviel perez magaña, saltar de puesto en puesto en tiempos cortos sin mostrar resultados? aaa ya!! política express.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *