AMOR DE CABARET

El reemplazado

*La tropa Sacrista encabezada por Manuel Rodríguez que fue designado el 22 de febrero de este año como Delegado Distrital fue la primera cuña de muchas otras piedras en los zapatos de Santiago Parada. Las más recientes, los nombramientos de los nuevos concejeros: Samuel Oropeza, Gabriel Cué, Emma del Carmen Hernández y Antonio Sacre

ANTONIO MUNDACA

Los días como dirigente del Comité Directivo Municipal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) de Andrés Santiago Parada parece que están contados. Fue el comodín que sustituyó a Miguel Ángeles Grajales en tiempos de guerra entre muratistas y evielistas. Pero ahora, a casi quince meses de su designación, que se dio el 18 de abril de 2016 en pleno proceso electoral, parece ser la pieza sacrificable, el líder forzado de un priismo tuxtepecano acostumbrado al rancio abolengo de otro tipo de caciques con un perfil menos sindical.

Santiago Parada que buscó ser regidor cuando existía convergencia y con el PRD hace cuatro años fue cuestionado desde el comienzo de su gestión por la vieja guardia priista. Se le vio como una imposición de Alejandro Murat, una moneda de cambio para acabar favoreciendo a Fernando Bautista Dávila –de quien ahora es cercano, según los propios priistas-. Sus credenciales como dirigente regional de la Confederación de Trabajadores Mexicanos (CTM) y líder del sindicato cervecero parece que no serán suficientes para mantenerlo en el cargo del que ya pende de un hilo).

La tropa Sacrista encabezada por Manuel Rodríguez que fue designado el 22 de febrero de este año como Delegado Distrital fue la primera cuña de muchas otras piedras en los zapatos de Santiago Parada. Las más recientes, los nombramientos de los nuevos concejeros: Samuel Oropeza, Gabriel Cué, Emma del Carmen Hernández y Antonio Sacre, solo por citar algunas vacas sacramentadas en el abolengo, y que no lo consideran como el “líder idóneo”.

Su cambio no es la interrogante sino ¿en cuánto tiempo?

 

Artículo anterior

El perdonado

Artículo siguiente

El beodo

elmuromx

elmuromx

- Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *