CuencaMecánica de la Censura

Colectivos Independientes de Tuxtepec relegados por Casa de Cultura de ficción

 

*Excluidos de proyectos y presupuestos oficiales por parte del Gobierno Municipal de Tuxtepec y olvidados por el gobierno del Estado de Oaxaca en becas o subsidios que proyecten la producción artística local, los colectivos culturales en el municipio sobreviven con recursos propios y limitados.

 

**Se enfrentan no solo al olvido institucional sino a la demagogia de proyectos externos hechos al vapor con fines de entretenimiento, que son financiados sin tomar en cuenta contenidos históricos de la Cuenca del Papaloapan, sin un plan integral que dignifique los procesos culturales de la región.

 

CAROLINA MEJÍA

Tuxtepec, Oaxaca.– A pesar de que Casa de Cultura ´Dr. Víctor Bravo Ahuja´, duplicó su presupuesto de 2 millones a 4 millones anuales con respecto a los dos últimos trienios, el municipio sigue sin tener producción y proyectos de artistas tuxtepecanos que destaquen a nivel nacional con becas, estímulos o estrategias provenientes de las dependencias encargadas de la cultura a nivel Federal. Para los realizadores artísticos de Tuxtepec, Casa de Cultura se ha reducido a ser un elefante blanco que promueve talleres gratuitos a niños, pero no canaliza ni catapulta los jóvenes talentos a ningún sitio.

Se convirtió en un espacio de entretenimiento y dejó de lado proyectos culturales de gran calado a pesar de que Tuxtepec cuenta con escritores, poetas, pintores, coreógrafos y bailarines que lamentan que los espacios oficiales hayan quedado como una casa de cultura de ficción, coincidieron los entrevistados.

El recinto de artistas locales cuenta con 55 empleos directos y este año se dilapidó 1 millón de pesos en un proyecto llamado ´Calmécac´, del que todavía no se ven resultados, hecho que para una gran cantidad de artistas podría definirse como “Fondos municipales y Federales pero sin artistas locales”.

Este aumento en su plantilla laboral, contrasta con la falta de apoyos a los centros culturales independientes que realizan la labor ciudadana bajo un esquema de supervivencia y precariedad. Colectivos que realizan su trabajo desde hace varios años sin que la iniciativa privada, los legisladores locales o federales o los gobiernos se interesen en ellos, porque carecen de un programa de inversión claro y social en materia cultural que sea útil para los creadores tuxtepecanos.

 

Tallera, 2 mil pesos para un mes de renta y puertas cerradas

Tallera Colectiva ha participado en exposiciones en Oaxaca, en Tuxtepec le ha sido negado el apoyo oficial.

 

Los espacios o Centros Culturales Independientes, es decir, que no reciben apoyo económico o en especie por parte de ningún orden de Gobierno en Tuxtepec, sobreviven con el mínimo de recursos para brindar bienes y servicios artísticos, culturales, alternos a la formalización de los jóvenes y niños.

Generalmente estos espacios se crean por iniciativas individuales que arriesgan por aportar al desarrollo de la cultura en el municipio, grupos o colectivos que incluso, han profundizado en aspectos de la cultura, que ayuntamientos, hasta hoy, no han logrado trabajar e invertir, en comparación con las instituciones culturales subsidiadas por gobiernos Municipales, Estatales o Federales.

Varios Centros Culturales han operado invirtiendo mayores recursos al presupuesto que reciben por los servicios, y con los años han logrado sostenerse aplicando alternativas subsidiarias gracias al aporte ciudadano, o formalizando como una Asociación Civil (A.C.).

Es el caso del espacio de arte y cultura Tallera Colectiva A.C., que inició como un grupo de creadores plásticos y luego de siete años de trabajo ininterrumpidos, se ha convertido en un referente para la creación alternativa, con talleres lúdicos y oferta de actividades que fomentan el ánimo por la cultura y productos de la región.

Su director, Sakyamuni Chavarro Russell, compartió que el espacio Tallera, únicamente durante un año, gastó 85 mil pesos en renta, sin contar servicios de luz y agua. Gastos que cubren con parte de las cuotas mensuales que obtienen por la impartición de sus talleres.

 

 

 

Otra fórmula para obtener recursos es una mezcla entre la venta de productos y artesanías como souvenirs, realización de eventos, quermeses, venta de café y tamales por temporada. Las obras monumentales o estructuras de construcción que se exponen en otras ciudades como la capital del estado, les ha dejado hasta 30 mil pesos de ganancias, sin embargo, esto ocurre una vez al año.

“Tallera Colectiva A.C. recibió por parte del gobierno municipal 2 mil pesos en abril de 2017. Solicitud expedida, cantidad con la cual cubrieron un mes de renta por el local que anteriormente ocupaban en el centro de la ciudad. Único apoyo monetario y de especie subsidiado con recurso público”, aseguró Chavarro Russell.

“La constitución como Asociación Civil nos apuntaló como forma de sustentabilidad. Recibimos aportaciones de la iniciativa privada, empresarios, comercios o donaciones en especies. Por medio de expedir recibos fiscales, hemos podido obtener una forma de subsidio”, indicó su Director.

En sus inicios, Tallera invertía 8 mil pesos al mes para operar. Actualmente opera con un mínimo de 10 mil pesos mensuales. El 70 por ciento de sus ingresos se obtiene de los talleres que se imparten. El dinero que ingresan se distribuye en un 60 por ciento para el pago de los talleristas, el resto se va en mantenimiento, pagos de servicios y renta del espacio.

Para la existencia de Tallera Colectiva ha sido crucial la dinámica con la ciudadanía, y vecinos del sitio donde se encuentren, quienes han aportado con trueque o donaciones en especie para su mantenimiento y eventos culturales.

Ante el gasto de pagos por rentas, el colectivo encontró un espacio particular nuevo con el cual ahorrarán en rentas. El recurso que obtengan, se invertirá en ampliar y remodelar los espacios de sus nuevas instalaciones, poder ofrecer un servicio de mayor calidad con nuevas expectativas de trabajo independiente, colaborando con instituciones educativas de la ciudad, de la región y el Estado.

 

Colectivo Alto Papaloapan, interés en el extranjero, olvido local

 

El colectivo Región del Alto Papaloapan, maneja la difusión y el marketing de las prendas con la tercera parte de ganancia sobre el precio de la ropa, el costo fijo que ellas establecen, han hecho exposiciones en la Ciudad de México.

 

Otro caso de supervivencia de la cultura independiente en el municipio es Región del Alto Papaloapan, una página con más de 60 mil seguidores de todas partes del país, con cinco años de creación y que difunde la cultura, tradiciones, costumbres y textiles de la comunidad chinanteca. La popularidad del sitio provocó que los iniciadores de la página se arriesgaran a crear un colectivo y establecer un espacio cultural físico.

Hace dos años, el grupo de cinco jóvenes liderados por Jesús Rafael Santaella Dionisio, intentó crear un centro cultural como galería, foro musical y académico, tienda de textiles y artesanías fabricadas por artesanos y artesanas de la cultura chinanteca.

Los gastos del mantenimiento del sitio y los constantes viajes de campo a las comunidades, orillaron recientemente al grupo a abandonar el centro cultural y darle un giro a su emprendimiento para enfocarlo en el etnoturismo.

Durante esos dos años organizaron eventos culturales, foros de música urbana alternativa y exposiciones donde invitaron a exponentes y artistas locales y de la región. Según Santaella Dionisio, Región del Alto Papaloapan ha subsistido con la venta de artesanía textil, principalmente huipiles de San Lucas Ojitlán, así como con donativos de seguidores de su página. Mantener el centro cultural en la zona centro de la ciudad, les valía 4 mil 500 pesos al mes, como mínimo. Nunca han recibido apoyo económico por parte de ningún gobierno.

La comercialización de la ropa tradicional ha sufrido, sin embargo, una “saturación de ventas de los textiles. Se venden en tiendas pequeñas, grandes, y en la calle. Se mantiene el regateo, es decir, no hay un precio estable para la artesanía en nuestra región, dependiendo de la artesana y el cliente, es el precio. Por eso decidimos conservar únicamente la venta en internet”, sostuvo su coordinador.

Sus miembros han decidido conservar la venta de textiles en línea con pedidos de todas partes del país y de otros países. Dándose a conocer como promotores de la cultura chinanteca, dieron un vuelco al turismo étnico y ahora, ciudadanos extranjeros y turistas los contactan, y el colectivo ofrece sus servicios como guía en comunidades que constantemente recorren.

Con grupos fijos de artesanas, el colectivo Región del Alto Papaloapan, maneja la difusión y el marketing de las prendas con la tercera parte de ganancia sobre el precio de la ropa, el costo fijo que ellas establecen.

“Hemos hecho la chamba que ni la iniciativa privada ni el gobierno ha realizado. En cuanto a promover y dar a conocer la región”, señaló el antropólogo bilingüe. En un año, guiaron a 12 turistas del extranjero dando beneficio a las artesanas con la compra de sus huipiles.

 

Cultura “oficial”, sin resultados, sin proyecto social.

 

 

Menos del 40 por ciento de los creadores en Tuxtepec, se dedican exclusivamente a la producción de sus obras artísticas, y no dependen económicamente de sus creaciones. “No se le ha visto una plusvalía económica al trabajo del artista en la región, y es nulo el apoyo en su profesionalización por parte de los gobiernos”, refirió Chavarro Rusell, según su lista de creadores y artistas locales.

En Tuxtepec destacan principalmente escritores, poetas, pintores, coreógrafos y bailarines. Un mínimo vive de su trabajo creativo. De las 10 artesanas con las que trabaja Región del Alto Papaloapan, ninguna se dedica únicamente a la fabricación de sus textiles, realizan trabajo de campo en parcelas, complementan su sustento con la venta de comida típica de su comunidad.

En contraste con los dos anteriores colectivos independientes, Casa de Cultura ´Dr. Víctor Bravo Ahuja´, es el máximo recinto institucional de la cultura en Tuxtepec. Según información publicada en la página del Sistema de Información Cultura (SIC México) del Gobierno Federal, el proyecto inició en 1974. Dos años después, en 1976, se echaron a andar las primeras clases de los talleres artísticos en el municipio. Actualmente se imparten clases de Danza folklórica infantil y juvenil, danzas polinesias, danza contemporánea juvenil, danza aérea, belly dance (danza árabe), ballet clásico infantil y juvenil, ballet folklórico Tochtepetl, batería, canto y órgano, solfeo e instrumentación, guitarra clásica, piano, artes plásticas, pintura para niños, corte y confección y arte terapia.

La Casa de la Cultura es un órgano público descentralizado, con patrimonio y personalidad jurídica propia, subsidiado por el gobierno municipal y su edificio es propiedad del Gobierno del Estado.

José Samuel Aguilera Vázquez, quien se desempeñó como director en 2011, indicó que en años anteriores el recinto cultural recibía un subsidio del Ayuntamiento de alrededor de 2 millones de pesos anuales, y otro porcentaje mínimo por parte del Estado, con el cual básicamente se pagaba la nómina. “Al año, la Casa de la Cultura contaba con 120 mil por parte del Gobierno Municipal y 80 mil pesos de ingresos propios. Un total de 2 millones 400 mil pesos, aproximadamente”, puntualizó su ex Director.

Según Aguilera Vázquez, el costo por la renta del auditorio era de 14 mil pesos y 3 mil por la renta de la sala audiovisual. El dinero que se lograba recaudar se destinaba para el pago de los maestros, algunos de los cuales, dijo, “trabajan muy bien y a otros maestros solo se les pagaba por ser figuras públicas, sin que brindarán servicio alguno. Otro pago era para los bibliotecarios, que al no estar preparados, realmente no brindaban un buen servicio”, indicó.

 

Samuel Aguilera ha llevado la cultura de Tuxtepec a escenarios internacionales al lado de la cantante Susana Harp

 

Una inversión que funcione

 

Con Aguilera Vázquez al frente se pretendía que La Casa de la Cultura dejara de ser una escuela de parvulitos y estos se canalizarán a artes y oficios, donde posteriormente se permitiera detectar talentos y conservar identidades culturales, que se convirtieran en artistas de alto nivel, que competieran a nivel nacional e internacional.

El también miembro de la Barra de Abogados, aseguró que por aquellos días, el recinto cultural contaba con 200 alumnos inscritos, y 400 más en las comunidades que atendían en colaboración con maestros comunitarios.

“Hubo un problema laboral porque los talleristas del casco urbano no estaban aptos para impartir clases en las comunidades del municipio. Por eso, el plan también era terminar de formar a los maestros, con capacidad para desarrollar talentos en jóvenes y niños de las comunidades y colonias más apartadas del municipio”. Samuel Aguilera Vázquez, remató, “Eso de que La Casa de la Cultura es un órgano público descentralizado es ficción. En los hechos, cada administración municipal pone y quita indebida e ilegalmente al director o personal. Desgraciadamente, los presidentes municipales ven al recinto cultural como instrumento de cooptación política”, enfatizó el abogado.

En entrevista para Elmuromx, Sabino Pérez Ramírez, actual Director de la Institución, aseguró que “este año, La Casa de la Cultura tiene destinado un presupuesto anual de 4 millones pesos que recibe de parte del Ayuntamiento Municipal. Mantiene una planilla laboral de 55 personas y cuenta con más de 900 alumnos distribuidos en los talleres que imparte. Los talleres son gratuitos, por indicación del Presidente Municipal Fernando Bautista Dávila. El recinto recibe donaciones de comerciantes y particulares, padres de familia, y también obtiene dinero por la renta de su sala audiovisual y auditorio, todo el presupuesto se va en pago de nómina”, reiteró.

 

Proyecto Calmécac, sin artistas tuxtepecanos

 

El 3 de Octubre de 2017, la Diputada Federal Karina Barón Ortiz, anunció con bombo y platillo un proyecto de “Arte y Cultura en Tuxtepec”. El Proyecto consistió en realizar una presentación cultural diferente, cada fin de semana durante tres meses en las instalaciones del parque Juárez.

El Instituto Intercultural Calmécac A.C., recibió bajo la Dirección de Nathanael Lorenzo Hernández, un presupuesto de 1 millón 200 mil pesos para los eventos y las actividades artísticas, anunciaron. El proyecto, decía el boletín oficial, “es posible gracias a la iniciativa de la Diputada Karina Barón, así como de la Secretaría de Cultura del Gobierno de la República y la gestión municipal del gobierno que preside Fernando Bautista Dávila.

Durante la presentación, Karina Barón Ortiz, dijo, “estoy convencida que las mejores soluciones para nuestros problemas se encuentran en la sabiduría de la comunidad y en la fuerza de las personas, es decir, en nuestra cultura y en la voluntad de trabajo y cambio que podamos desplegar a diario nosotros los ciudadanos. En nuestra cultura y en nuestro ser está la llave del nuevo horizonte que deseamos para Oaxaca”, sin embargo, ningún artista tuxtepecano fue invitado para exhibir su obra artística o colaborar en la ejecución o planeación del proyecto que pretendía, según reza el boletín, “integrar a la comunidad a las diversas actividades artísticas y plásticas enfocadas a descentralizar las actividades culturales en el estado, involucrando al mayor número de habitantes de las agencias y comunidades cercanas”.

Ningún artista, colectivo o Asociación Civil Cultural del municipio durante 2017, recibió ni la décima parte de un recurso Municipal o Federal como ese. Calmécac abrirá próximamente una sede de su instituto musical en esta ciudad.

Mientras tanto, los grupos culturales independientes o creadores locales seguirán en su lucha por la supervivencia en un municipio donde la nula inversión en términos de cultura es cada día más visible.

Artículo anterior

Ejecutan a tres personas en un bar de Oaxaca; a otro asesinado le dejan narcomensaje

Artículo siguiente

Estudiantes toman clases en la calle para exigir reconstrucción de escuelas en el Istmo

elmuromx

elmuromx

- Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *