AMOR DE CABARETCapitalOpinión

AMOR DE CABARET | El impune

 

  • Con su nombramiento en la Sebien, lo que no pudo hacer como fiscal en 4 años, lo hará ahora con ladrones repartiendo despensas el día de la elección

 

Antonio Mundaca

 

Con el nombramiento de Rubén Vasconcelos Méndez, en la Secretaría de Bienestar del Gobierno de Oaxaca (Sebien), Alejandro Murat confirma que el exfiscal siempre fue su empleado. Bendecido por la amistad del góber, Rubén Vasconcelos se encumbró en la Fiscalía General del 2017 a 2021 dejando como legado a Oaxaca un lastre de impunidad institucionalizada y feminicidios cuyas cifran rondan llos mil asesinatos y centenares de desapariciones forzadas, que hábilmente el exfiscal judicializó para no acelerar su caída o la de su jefe, y por eso ahora obtuvo de premio la Sebien, cuya mayor y triste ironía es que en teoría, es la secretaría que “garantiza la seguridad y bienestar de las familias oaxaqueñas”. Es decir, lo que no pudo hacer como fiscal en 4 años, lo hará ahora con ladrones repartiendo despensas el día de la elección.

Tras su nombramiento fue fácil acordarse del 5 de febrero de 2019,  cuando el entonces  fiscal general de Justicia de Oaxaca, Rubén Vasconcelos Méndez, compareció frente al Congreso del Estado. Iba rodeado de un séquito de pistoleros secretos y juramentados que coparon la sala de sesiones por las rampas y los accesos públicos. Su comparecencia, rodeada de aplaudidores, fue la de un hombre que nunca había sido apuntado por un arma.

Y peor aún, los datos duros, de los 351 feminicidios registrados por Observatorios Ciudadanos en el primer trienio del gobierno de Alejandro Murat hacen un amargo  contraste con las cifras de la Fiscalía oaxaqueña, ya que organizaciones señalaron al extitular de maquillar las cifras y no ofrecer información pública sobre sentencias de asesinos de mujeres.

Coincido con Soledad Jarquín, que ha sido una de las víctimas de la impunidad promovida por Rubén Vasconcelos, y que lleva años viendo cómo la justicia de Oaxaca entorpece el esclarecimiento del asesinato de su hija María del Sol, junto a Pamela Terán y Adelfo Jiménez, en el istmo durante el proceso electoral 2018. “A Alejandro Murat Hinojosa, el gobernador, demuestra que la Justicia le vale un soberano cacahuate y reafirma sus complicidades. Que primero, son los cuates”.

Artículo anterior

AMOR DE CABARET | El paladín

Artículo siguiente

AMOR DE CABARET | El malware

elmuromx

elmuromx

- Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *