CapitalCuencaPeriodismo ColaborativoRegionesTuxtepec

Jueza libera a presuntos homicidas de estudiante oaxaqueño en Puebla

 

  • José Andrés Larrañaga era originario de Tuxtepec, Oaxaca pero estudiaba en Puebla cuando fue plagiado y asesinado por tres de sus compañeros, quienes estaban en prisión preventiva, sin embargo, la jueza de control Liszeth del Carmen Fuentes Trueba, recientemente determinó cambiar la medida cautelar de dos de los implicados para que lleven sus procesos en libertad.

 

Texto: Karen Rojas Kauffmann /

 

Oaxaca de Juárez.- Hace poco más de 5 años el estudiante de la Universidad de Ciencias y Desarrollo (UDES) en Puebla, José Andrés Larrañaga Canalizo, originario de Tuxtepec, Oaxaca, fue asesinado en Santa María Nenetzintla, en el municipio poblano de Acajete, luego de ser plagiado presuntamente por tres de sus compañeros de clase. 

Desde entonces, la Fiscalía General del Estado de Puebla vinculó a proceso a Luis Pablo “N”, Arturo “N” y Abraham “N”, de 25, 23 y 21 años respectivamente, quienes permanecía en prisión preventiva; sin embargo la jueza de control Liszeth del Carmen Fuentes Trueba, la semana pasada determinó cambiar la medida cautelar de dos de los implicados para que lleven sus procesos en libertad, denunció Lorena Canalizo García, madre de José Andrés, quien estaba a punto de cumplir los 21 años.

“En todo este tiempo sólo uno de los responsables ha sido enjuiciado y sentenciado por el asesinato de mi hijo, pero los otros dos aún no han comenzado su proceso. Estamos muy molestos con el cambio de medida. El 25 de septiembre de 2023 la jueza dio un plazo de seis meses para que empezaran los juicios restantes y el plazo vencía justo este mes de marzo”.

 

Familiares y amigos organizaron una marcha del silencio en Tuxtepec, tras el homicidio de Andrés Larrañaga en 2018. Foto: El MuroMx

 

Canalizo García explicó que con el cambio de medida cautelar, los indiciados únicamente irán a firmar una vez a la semana. “No nos explicamos por qué si la jueza ya había fijado la fecha de vencimiento, ahora los deja en libertad a riesgo de que se fuguen. Es indignante que en todo este tiempo no haya podido procesarlos como es debido. La única forma de dignificar la muerte de José Andrés es haciendo justicia”, exigió.

Una justicia ineficiente

El asesinato de José Andrés Larrañaga Canalizo habría sido cometido el 1 de octubre de 2018, por dos de sus compañeros en el interior de un automóvil, mientras que un tercer estudiante conducía el vehículo. 

La primera línea de investigación sugería, según información de medios locales con base en la declaración de Arturo “N”, que el padre de Pablo “N”, había planeado el secuestro de Andrés Larrañaga, y les había ofrecido 50 mil pesos a él y a Abraham para ser sus cómplices.

En su declaración, Arturo “N”, dijo que el 26 de septiembre, él y Abraham se reunieron con Pablo, quien les propuso un negocio planeado por “su jefe”, dedicado al robo de combustible, porque según “El Güero”, como llamaban a Andrés Larrañaga, presumía en sus redes sociales propiedades, cuatrimotos y viajes de lujo.

La segunda línea de investigación indicaba que los estudiantes planearon el secuestro por el que pedieron medio millón de pesos.

Tras el asesinato, los tres jóvenes estudiantes de Mecánica Automotriz, fueron trasladados al Centro de Reinserción Social (Cereso) de San Miguel, en Puebla, por el delito de homicidio calificado.

Según los primeros reportes, Andrés fue secuestrado en la cajuela de un vehículo marca Mitsubishi, modelo Lancer, por la zona de Plaza Cristal, después se dirigieron a la colonia México 68, para, posteriormente, cambiar el automóvil por un tipo Versa.

Los restos del joven fueron localizados enterrados en campos de cultivo de Nenetzitla, a unos 50 kilómetros de la capital de Puebla.

“Todo este tiempo hemos estado pendientes, insistiendo y exigiéndole a la fiscalía que los juicios se lleven a cabo, sin embargo, la defensa, amparo tras amparo, ha retrasado los procesos y el juzgado mantiene mucha indiferencia y poca agilidad en la aplicación de la justicia, aseguró Lorena Canalizo García.

“Hago un llamado a las autoridades de Puebla y Oaxaca, y a los medios de comunicación para presionar a la fiscalía y a los juzgados para que el cambio de medida cautelar se suspenda y den reapertura a los juicios de inmediato”, pidió la madre de Andrés.

Artículo anterior

El aborto y la Suprema Corte: los avances y pendientes del derecho a decidir

Artículo siguiente

Solicita Ayuntamiento apoyo de la ciudadanía en Tuxtepec

elmuromx

elmuromx

- Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *