Pie de Página

Hay simulación de justicia en el caso Yanqui Khotan: Normalistas de Ayotzinapa

 

  • Estudiantes de la FECSM y de la normal de Ayotzinapa denunciaron la simulación que el gobierno del estado de Guerrero realiza en el esclarecimiento del asesinato de su compañero Yanqui Khotan, el cual es una grave violación a los derechos humanos

 

Texto: Kau Sirenio y Jesús Guerrero / Amapola Periodismo

Foto: Dasaev Téllez Adame / Cuartoscuro

 

Ciudad de México. – Acompañada de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM), y la Normal de Ayotzinapa, la señora Vianey Gómez, mamá del normalista Yanqui Kothan ejecutado de manera extrajudicial el 7 de marzo por un policía de Guerrero, exigió el esclarecimiento el asesinato de su hijo.

En el libramiento a Tixtla en Chilpancingo, la madre del normalista dijo ante la cruz donde fue asesinado Yanqui Kothan que el el gobierno de Guerrero soltó al asesino de su hijo para encubrir el crimen:

“El asesino de mi hijo sigue suelto porque fue liberado para ocultar la verdad”.

Por otro lado, los delegados del comité central de FECSM reclamaron que a un mes del crimen no se conocen los avances en la investigación. Además, exigieron castigo a los autores materiales e intelectuales.

La simulación

Estudiantes de la Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa despidieron con un homenaje a Yanqui Kothan Gómez Peralta en la explanada de la Normal Rural de Ayotzinapa. Foto: Dasaev Téllez Adame.

 

Minutos después del asesinato de Yanqui Kothan, la Secretaría General de gobierno de Guerrero y la Secretaría de Seguridad Pública estatal difundieron un comunicado en el que pretendían construir una narrativa al acusar a los normalistas de Ayotzinapa de portar armas, droga y cervezas.

La realidad es que, esa noche del 7 de marzo, Yanqui Kothan Gómez Peralta, de 23 años, y dos de sus compañeros fueron atacados por tres policías estatales motorizados del Grupo Centauro en un filtro de revisión; esa noche la SSP aseguró que la camioneta en la que viajaban los jóvenes, tenía reporte de robo.

Al intentar dar una vuelta en U, para regresar a la Normal donde se celebraba su aniversario, los policías accionaron sus armas directo al conductor. Uno de los agentes disparó a menos de un metro de distancia en la cabeza del estudiante que iba al volante, quien quedó herido de muerte.

Otro de sus compañeros fue detenido, privado de su libertad y torturado durante nueve horas, mientras que un tercer estudiante también fue detenido por elementos del Ejército mexicano y entregado a policías. El vehículo fue movido del lugar de los hechos por los mismos policías estatales.

Esta construcción de la verdad oficial del gobierno de Guerrero llevó a una crisis de seguridad, los titulares de la Secretaría de Gobierno y de Seguridad Pública (Ludwig Marcial Reynoso y Rolando Solano Rivera) renunciaron al cargo, mientras que la fiscal del estado fue removida por la gobernadora, hecho que ratificó el congreso local de Guerrero.

Aun no se cumplía el mes de que fueron removidos de su cargo, cuando se supo que Ludwig Marcial Reynoso regresó como asesor a la Secretaría de Gobierno; mientras que Francisco Rodríguez Cisneros fue nombrado subsecretario de Desarrollo Político y Social de la Secretaría General de Gobierno de Guerrero.

En el caso de la Fiscalía Estatal, el Congreso nombró a el coronel de justicia militar, Zipacná Jesús Torres, como el nuevo fiscal del estado.

El premio a los presuntos culpables

Estos nombramientos avivaron el descontento en los normalistas de la FECSM y de la Normal de Ayotzinapa, quienes regresaron a Chilpancingo a protestar.

“El nuevo nombramiento de Ludwig Marcial Reynoso, y de Francisco Rodríguez Cisneros son una clara señal de impunidad en el caso, y una burla que revictimiza a los familiares de Yanqui Khothan», acusaron. Y dijeron que estas acciones, lejos de castigar las violaciones a los derechos humanos, premia a los responsables institucionales con un nuevo cargo.

Ante esto, la FECSM y la Normal de Ayotzinapa exigieron la destitución del cargo de asesor a Ludwig Marcial Reynoso Núñez, y del cargo de Subsecretario de Asuntos Políticos a Francisco Rodríguez Cisneros, quienes además son allegados al senador Félix Salgado Macedonio, padre de la gobernadora Evelyn Salgado Pineda.

Este lunes 8 de abril, los normalistas publicaron un comunicado en sus redes sociales donde exigieron que «se abra una investigación penal contra el ex secretario de Seguridad Pública, Rolando Solano Rivera; al ex secretario general de gobierno Ludwig Marcial Reynoso; de la ex fiscal General de Guerrero, Sandra Luz Valdovinos; y del ex director de Gobernación estatal, Francisco Rodríguez Cisneros».

También exigieron «que se les procese y sancione por sus acciones y omisiones que derivaron en violaciones a los derechos humanos contra nuestros compañeros normalistas el día 7 de marzo del año en curso». Y exigieron «justicia para nuestro compañero Yanki Kothan Gómez Peralta, y la presentación con vida de nuestros 43 compañeros desaparecidos el 26, y madrugada del 27 de septiembre del 2014”.

Y concluyeron que estos actos “constituyen delitos y violaciones a los derechos humanos, en perjuicio de nuestro compañero Yanqui Kothan Gómez Peralta, y otros detenidos y torturados que no deben quedar en la impunidad».

La rabia también se expresó en las protestas.

La enardecida protesta

La mañana de este 8 de abril, un ataque con petardos a la sede del gobierno del Estado de Guerrero provocó un incendio en el segundo piso del edificio y de una decena de automóviles en el estacionamiento.

El ataque lo hicieron estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, quienes exigen el esclarecimiento y castigo a los responsables del asesinato de su compañero Yanqui Khotan Gómez.

El ataque ocurrió alrededor de las 8 de la mañana, e hizo que los pocos trabajadores que iban llegando al edificio se retiraran corriendo al ver que los jóvenes empezaron a lanzar petardos.

El edificio Montaña, ubicado en la parte izquierda del palacio, empezó a incendiarse, generando más caos.

Posteriormente, los estudiantes lanzaron petardos a vehículos que estaban en el estacionamiento.

“Nos salimos corriendo cuando se empezaron a escuchar los estruendos de los petardos o creo eran bombas molotov”, dijo un burócrata.

A las nueve de la mañana, la gobernadora Evelyn Salgado Pineda tenía agendado el homenaje mensual a la bandera en la explanada del palacio.

Cuando los normalistas llegaron a la sede del Poder Ejecutivo, un grupo de guardias de seguridad colocaban las vallas en la explanada. Los guardias se replegaron, y Evelyn Salgado ya no llegó al evento.

En total 13 vehículos fueron incendiados, 12 en el estacionamiento y otro en el acceso principal del palacio.

 

Esta camioneta y 12 automóviles más fueron incendiados en el estacionamiento de las oficinas del gobierno estatal, este lunes 8 de abril en Chilpancingo. Foto: Jesús Guerrero.

***

Este trabajo fue publicado originalmente en Pie de Página que forma parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. Aquí puedes consultar su publicación.

Artículo anterior

Taller de Stop Motion para niñas y niños en Tuxtepec

Artículo siguiente

Tsetales, tsotsiles y ch´oles replantean prácticas patriarcales y machistas

elmuromx

elmuromx

- Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *