Mecánica de la Censura

Acatlán el último reducto de la frontera violenta de Veracruz y Oaxaca

  • La zona fronteriza entre Veracruz y Oaxaca que comprende los municipio de Acatlán de Pérez Figueroa y Tierra Blanca lleva cuatro años de enfrentamientos entre CJNG y los Zetas
  •  Los problema de violencia se han cuadriplicado por venganzas y ejecuciones entre lideres cañeros y el trasiego de indocumentados en la Estación de Vicente cuyo objetivo es el arribo a Córdoba.
  • Datos del mando único regional de Seguridad ponen a la zona colindante con la Presa Miguel Alemán como una ruta de escape, refugio y escondite de bandas delictivas de Veracruz

ANTONIO MUNDACA/ @amundaca

CUENCA DEL PAPALOAPAN, VER.-La frontera entre Veracruz y Oaxaca la bordea una selva tropical llena de ríos con historias de caciques, desaparecidos, indocumentados. Un imperio pequeño sin ley en manos del narcotráfico desde hace décadas, donde la jurisprudencia se empantana con muertos de ambos estados ligados al crimen  y conflictos territoriales entre ejidatarios cañeros, siempre al límite.

Acatlán de Pérez Figueroa es un reducto oaxaqueño rodeado de tierra veracruzana al noreste  y al sur la imponente Presa Miguel Alemán abastecida por las aguas  del río Tonto. La posición estratégica de los municipios oaxaqueños detrás de la presa que incluye además de Acatlán: Temascal, Ixcatlán y Cosolapa. Sus caminos vecinales olvidados,  su salida por tierra detrás de los embalses con Oaxaca y Omealca los ha vuelto una zona vital como refugio, ruta de escape y escondite para la delincuencia organizada que opera en Tierra Blanca y se conectan a Córdoba, Orizaba , Tezonapa en Veracruz y parte de la sierra en Puebla por río y por la carretera federal 145 y 150 , han revelado fuentes policiacas dentro del diagnostico regional del mando único de la Cuenca del Papaloapan.

En estos límites fronterizos es común que trasciendan las ejecuciones a luz de las copas y corra de boca en boca los recorridos por los cañales de grupos de hombres armados en camionetas que se adentran de Arroyo de Amate hasta Tetela. Y se pierden en las sombras de terrenos cenagosos, donde según datos periodísticos de reporteros policiacos locales “No existe una semana sin un muerto por arma de fuego”.

Las notas policiacas se venden como pan caliente en el corredor que conecta Tierra Blanca con Acatlán de Pérez Figueroa. A los rostros machacados por las balas, se les niega la historia, varios de esos cuerpos terminan en necropsias de ley de boletines de Seguridad Estatal de ambos estados vecinos.

40 kilómetros de una carretera estrecha y jodida donde encuentras automóviles americanos y BMW estacionados en casas rurales tendidas en el cieno. Camiones repletos de caña de azúcar, jornaleros montados en tabiques en vehículos de redilas que alimentan en tiempos de zafra el Ingenio Las Margaritas.

Comunidades donde de boca en boca saben de asesinos a sueldo que matan con calibre preferencialmente 9 m.m.  en grupos de tres  y vehículos compactos  que casi nunca son detenidos cuando emprenden su huida por los cañaverales y la terracería.

“Pocas veces entran los Marinos o el ejercito. Sus patrullajes los hacen en las cabeceras municipales, bien que saben donde están los malos,  los ministeriales prefieren hacer negocios con roba carros, o ir a cobrar su lanita al ayuntamiento de Tierra Blanca o de Acatlán” sostuvo Edgar, ejidatario de Huixcolotla, comunidad vecina de Acatlán de Pérez.

La desviación de la carretera federal 145 que conecta con esta zona limítrofe entre Oaxaca y Veracruz es como un western con comunidades con nombres provenientes del agua:  Arroyo de En Medio, La Junta, Vicente Camalote, La Islita.

De día el humo del Ingenio Las Margaritas se observa desde la colonia Los Huertos y La Defensa. Un humo negro y espeso como el tono de decenas de cuerpos descompuestos por la intemperie y el calor,  encontrados en los últimos cuatro años en la región interestatal. Casi todos con  un saldo estadístico que niegan los gobiernos veracruzanos y oaxaqueños. Porque en ambas entidades hay muertos que no existen.

Enfrentamientos del CJNG y la última Letra

En 2010 se recrudeció la violencia.  De acuerdo a datos de la  extinta Secretaría de Seguridad Pública federal, en marzo de ese año los grupos más afectados por la detención de 121, 199 personas vinculadas con el crimen organizado, habían sido los Cárteles del Golfo y los Zetas. Desde ese año el registro de crímenes armados en la frontera entre Veracruz y Oaxaca- a hora y media del puerto -se cuadriplicó.

El 24 de febrero de 2010 en este tramo carretero fueron ejecutadas 13 personas. Según el reportaje publicado en Noticias Voz e Imagen de Oaxaca, setenta sicarios en un convoy compuesto por siete camionetas hummer, una Chevrolet de lujo, un taxi guinda con blanco oriundo de Tierra Blanca y una patrulla nissan clonada arribaron a la población de Vicente Camalote.

Entraron al rancho de  Alfonso Maciel Pérez, vestidos de negro, con chalecos y gorras de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) y lo ejecutaron junto a tres  policías estatales; Luis Ángel Villalobos oriundo de Matías Romero y Jesús Ramírez Santiago de Loma Bonita además de Francisco Rodríguez Alejandro  de Tuxtepec. Ese mismo año , el 8 de diciembre de 2010 fue asesinado en Acatlán de Pérez Figueroa Pánfilo Serrano Dimas de la comunidad El Barbaso, con un arma calibre 9 m.m.

El 16 de mayo del 2012,  sicarios  llegaron a la cantina “4 Vientos” y asesinaron a Rigoberto Yepez Montero en la comunidad de Selva Primera con pistolas del calibre mencionado anteriormente. El 20 agosto 2012 Dionisio González Peralta de Omealca y Dorian Josué Ramírez de Tezonapa fueron acribillados en el camino de terracería que conduce al rancho La Esperanza. Ambos cuerpos veracruzanos fueros trasladados para la identificación legal a Oaxaca.

El 26 diciembre del 2012 fue encontrado ejecutado el taxista de Cosolapa Justino Contreras Sánchez. Junto a su cuerpo estaba clavada una cartulina con la leyenda  “Este es el costal secuestrador, sicario y Z, sigues tu Liendre Atte, C.J.N.G.” . El cadáver fue localizado en la comunidad de El Aserradero. La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y autoridades judiciales sitiaron la zona para las diligencias necesarias e intensificaron dispositivos dentro y fuera de territorio en busca de los presuntos responsables de la ejecución. No se supo nada. Fue la primera incursión del Cartel de Jalisco Nueva Generación de manera oficial en la zona cuenqueña. 10 meses antes la Secretaria de Gobernación emitió el 29 de septiembre del 2011 “ esta organización no es más que un grupo narcotraficante que simplemente se quiere adueñar de la plaza en el estado de Veracruz como un brazo armado del Cartel de Sinaloa”.

El 18 marzo del 2013 fueron asegurados en Tierra Blanca cuatro hombres con armas de grueso calibre sobre la carretera El Amate –Tierra Blanca, cuando huían depsues de haber efectuado una ejecución en la zona acatleca. Fernando Fernández Fernández, de 20 años de edad, originario colonia Carranza de la zona conurbada Veracruz-Boca del Rio. Everardo Contreras Zapata, de la colonia Manantial de Veracruz.  Luis Manuel Martínez Ponce, de la colonia Carranza de Boca del Río y Eloy López Domínguez, de 30 años de edad, alias el .”El Güero” oriundo de Tierra Blanca.  En la zona creció la ola de delincuencia denominada la invasión jarocha a tierras oaxaqueñas.

Dos meses después el 13 de mayo en Tetela, fueron encontrado restos humanos en una bolsa en el paraje conocido con La Curva del Nanche . Los peritos determinaron que el cuerpo tenía un año de estar en ese lugar. Nunca fue identificado. El   29 enero del 2014 en Vicente Camalote asesinaron a Ivan Torres Amador, un chofer cañero. El asesino según testigos le disparo desde una motocicleta. Tres disparos con una pistola calibre 9 m.m. quedó escrito en el legajo de investigación 00254/FACAT/2014.

 

El 13 de febrero Rosalino Loyo Luna fue ejecutado , era señalado como jefe de una banda de secuestradores que operaba en Acatlán de Pérez y en Tierra Blanca Veracruz según la base a datos proporcionados por autoridades de Oaxaca.  El 29 de abril 2014 asesinaron  a un ex policía municipal  hermano del primer comandante de la Policía de Cosolapa, Oaxaca. La Agencia Veracruzana de Investigaciones (AVI) interrogó a familiares, amigos y conocidos de la víctima sin obtener resultados. El 4 de julio fue encontrado muerto en unos cañales  Héctor Hugo Arias Hernández, de 32 años de edad, según servicios periciales de Veracruz tenía cinco impactos de bala calibre 9 m.m.

Vendettas de cañeros

El 8 de Octubre del 2012 un presunto “dedo” que viajaba en un autobús del ADO fue el responsable de avisar en que asiento y lugar iba Abel Valdivia González, recién electo líder de la Unidad Cañera Democrática (UCD) que fue abatido a tiros en la comunidad del Amate de Tierra Blanca cuando hombres armados bajaron de un vehiculo y subieron al autobús para asesinarlo ak interior, cuando apenas tenía cuatro meses de ocupar el cargo. El líder cañero se dirigía a la ciudad de México desde la ciudad de Tierra Blanca. Originario de Acatlán de Perez Figueroa Valdivia González sustituyó en el cargo a Mauro Martínez Velázquez después de ser su suplente . El motivo de la destitución ventilado en la asamblea fue el jineteo de recursos millonarios de 600 productores agremiados. Los ajustes de cuentas prosiguieron.

Cuando asesinaron al Secretario de Organización de la Unión Cañera Democrática (UCD) Justino Sánchez Sosa a la altura de El Roble el 9 de enero del 2013, por semanas era común ver las “Columnas volantes”: policías en bateas de camionetas Ford F-50 con una pierna colgada al aire armados con carabinas Mauser  98 K y bayonetas de grueso calibre, la formación que implementará en Veracruz el General Mario Augusto Acosta Chaparro cuando Agustín Acosta Lagunés lo hizo Director de Seguridad Pública del Estado. Y que por años distintas corporaciones en la entidad utilizan en operaciones de rastreo e intimidación en municipios asolados por la delincuencia.

El dirigente cañero oriundo de Tierra Blanca, recibió varios impactos de bala 9 milímetros en la cabeza y el cuerpo. El informe oficial indicó que fue perseguido desde Vicente Camalote. Y a pesar de las columnas volantes de la policía veracruzana y oaxaqueña los asesinos del líder agrario se esfumaron. A estos dos asesinatos se le suma el de Evodio Vargas Rivera , Jacinto Rivera  y Timoteo Gutiérrez Castro, todos vinculados a la producción de caña del Ingenio Las Margaritas.


Zona de tráfico de indocumentados

A los problemas  de violencia entre cárteles que se viven en la zona sureste de la entidad y que tiene su foco rojo  el tramo de Acatlán de Pérez  y Tierra Blanca, según han documentado corporaciones policiacas en los informes 2012 y 2013 , se ha intensificado la presencia de extorsiones a migrantes cuya base principal son las estaciones de ambos municipios vecinos.

La estación de Vicente en Oaxaca que conecta con Córdoba es un segundo paradero de centroamericanos, que viaja a la par de una vieja carretera pavimentada. Abandonada y rodeada por un viejo edificio ferroviario la Estación de Ferrocarriles registra grafitis, desechos orgánicos y muros desmantelados que sirven de guarida a los migrantes que esperan el tren de la madrugada para no ser cazados por la policía migratoria mexicana o grupos delictivos que según datos de la Secretaria de Seguridad Estatal tienen su base en la carretera federal 145.

Apenas el 9 de julio  de este año dos taxistas de Tierra Blanca fueron detenidos con 9 menores hondureños en la comunidad de El Conejo perteneciente a Acatlán de Pérez, que sería trasladados a Córdoba a través del Tren,  donde eran esperados por un Coyote en la central camionera  para continuar el viaje a la capital del país vía terrestre . En los boletines de Seguridad Pública Estatal se omito que eran menores de edad, pero de acuerdo al Diario Tiempo de Honduras los detenidos tenían entres 10 y 14 años .

Testimonios de vecinos de la Estación de Vicente refirieron que es común este tipo de situaciones  y operativos de contención que pocas veces dejan detenidos, uno de ellos precisó “ Los policías estatales los extorsionan, aquella vez seguramente los menores hondureños no tuvieron dinero para facilitar su huida en el tren de Acatlán”.

Artículo anterior

Anaya gana con 81% la elección del PAN; Corral acepta el resultado

Artículo siguiente

Fotoperiodismo: Pedro Pardo, los ojos que narran la guerra

Antonio Mundaca

Antonio Mundaca

Es fundador de ElMuro mx y colaborador de la Red de Periodistas de A Pie. Estudió Ciencias de la Comunicación en la Universidad Veracruzana. En 2017 obtuvo el Premio Estatal de Periodismo y Derechos Humanos de Oaxaca promovido por la Embajada de la República Federal de Alemania en México y Código DH en la categoría de Libertad de Expresión.

Fue Reportero en la agencia de noticias BlogExpediente y Radiotelevisión de Veracruz (RTV). Fue editor y reportero en Noticias Voz e Imagen de la Cuenca, jefe de información de los noticieros de la Organización Radiofónica del Papaloapan (ORP) y colaborador de Página 3. Ha dado cobertura a temas de narcotráfico, derechos humanos y movimientos sociales. Forma parte del programa de Refugio Temporal para Periodistas en Riesgo del área de Libertad de Expresión de la Red de Periodistas de a Pie.

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *