Cuenca

Después de 21 años de lucha, discapacitados son olvidados de políticas reales del gobierno municipal

*A pesar de que en Oaxaca existe una ley de atención a personas con discapacidad y  cada administración de gobierno que entra designa representantes del consejo estatal, la ley no se aplica porque simplemente no está reglamentada y los ayuntamientos no les interesa solucionar el problema de fondo.

CAROLINA MEJÍA

Tuxtepec, Oaxaca.- En los municipios de la región, las personas con discapacidad presentan dificultades tanto en los aspectos de libre tránsito, como de inclusión social y, por ende, merma su desarrollo y calidad de vida. Esto, pese a la existencia de la ley estatal de atención a personas con discapacidad y su Consejo, el cual debe velar por la aplicación de programas de intervención con gobiernos y sociedad civil, así como acciones de prevención ante problemáticas que limiten el pleno desarrollo de las personas con discapacidad. Sin embargo, la ley no aplica en la realidad social de este sector.

 

El programa “Bienestar” del gobierno federal, creado para atender a personas con algún tipo de discapacidad, y que opera el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia, Dif, en junio de este año, abrió espacio de inscripción para brindar apoyo 3 mil personas en todo el Estado de Oaxaca, personas que una vez aprobado su trámite de solicitud, podrán recibir una ayuda simbólica de mil pesos bimestral.

 

Sin embargo, ninguna delegación regional puede completar los trámites para la obtención de este apoyo, lo que obliga a que las personas discapacitadas tengan que concluir el trámite ante DIF estatal en la ciudad de Oaxaca, directamente en la Dirección de Atención a Personas con Discapacidad.

 

Solo en la región Cuenca del Papalopan existen 18 municipios que atiende la delegación regional del DIF ubicada en el municipio de Tuxtepec, y en donde 2 mil personas actualmente cuentan con dicho apoyo, aunque la mayoría de ellas, no han realizado su refrendo, es decir, la actualización de sus datos para recibirlo.

 

La unidad regional en Tuxtepec recibe al mes 50 solicitudes, que la unidad de atención ciudadana lleva a Oaxaca, y deben pasar aproximados dos meses para que los interesados reciban respuesta de aceptación de solicitud, o la entrega de algún equipo, esto señaló Ashania Rascón, encargada del área de atención a personas con discapacidad, en la delegación regional del DIF.

 

En lo que va del año, debido a la cantidad de solicitantes, en dos ocasiones un módulo móvil de afiliación al programa “Bienestar” estuvo en Tuxtepec, donde en su segunda visita acudieron alrededor de 350 personas a realizar el trámite de refrendo o nuevo ingreso.

La Delegada Regional en Tuxtepec, Alejandro Bravo Aguirre mencionó que la primera vez que la unidad móvil estuvo en Tuxtepec, se registraron alrededor de 650 personas, siendo el 95 por ciento del total de solicitantes quienes obtuvieron el apoyo.

 

El programa “Bienestar” del DIF, adicionalmente solo contempla apoyos en equipos, como auxiliares auditivos, andaderas, bastones guías y curvos, sillas de ruedas, y sillas PCI. Sin embargo, hasta ahora solo se han entregado algunas sillas de ruedas en la región y se tienen cinco sillas PCI por entregar, estas de gran valor comercial.

 

El DIF estatal mantiene delegaciones en las regiones del estado que fungen tan solo como administradoras de los apoyos, y de atención en general de sus distintos programas. Sin embargo, no resuelven completamente los trámites de apoyos. Carecen de un presupuesto propio. Así como de un registro del número de personas con discapacidad por municipios o comunidades y sus necesidades reales, esta información pertenece al gobierno federal, y en su defecto, a la instancia estatal.

 

En la “ley de atención a personas con discapacidad del estado de Oaxaca”, publicada el 25 de abril de 2009, indica la existencia de un Consejo estatal y municipal, y las obligaciones de estos. En uno de sus puntos generales, señala que el Consejo está obligado a:

 

“Participar en la evaluación de programas para personas con discapacidad, así como diseñar y proponer modelos de intervención, en los cuales las instituciones puedan articular los recursos humanos, materiales y operativos para la atención y prevención de las problemáticas que enfrentan las personas con discapacidad en el Estado y que limitan su adecuado desarrollo”.

 

En el artículo 12 de las funciones del Consejo, los apartados cuatro y cinco mencionan que dicho Consejo debe:

– Diseñar e instrumentar programas de vinculación con la sociedad civil que permitan la plena integración de las personas con discapacidad en la vida económica, política, social, artística, cultural y deportiva;

– Proponer la realización de estudios que contribuyan a mejorar la planeación y programación de las medidas y acciones para elevar la calidad de vida de las personas con discapacidad.

 

Cada administración de gobierno que entra designa representantes del consejo estatal, sin embargo, la ley no se aplica porque simplemente no está reglamentada, en ese sentido, no ha existido iniciativa de los diputados para su reglamentación, y el Consejo no funciona, expresó Inocencio Medina Guzmán, presidente de la Asociación Civil Sillas en Movimiento AC en Tuxtepec.

 

Medina Guzmán, en reiteradas ocasiones ha manifestado ante el gobierno y administraciones municipales, la necesidad de inclusión que presentan las personas con algún tipo de discapacidad, principalmente en los aspectos de oportunidades laborales y consultas con las asociaciones de personas con discapacidad.

 

“Para qué existe una ley, si no se va aplicar, por eso urge se reglamente. Tristemente vemos, que hay cada vez más ambulantes, los mismos negocios establecidos sacan su mercancía y anuncios a la calle, y de por si ya es difícil circular en las banquetas que no están accesibles para personas con muletas y sillas de ruedas, y con esas acciones es más complicado”, expresó el presidente de Sillas en Movimiento AC, que actualmente integran 20 personas.

 

“El objetivo de la asociación es buscar, de acuerdo con la discapacidad de las personas, que aprendan un oficio de su interés y consigan trabajo, y evitar que pidan dinero en las calles, dándole apoyo moral y psicológico”.

 

Señaló que necesario que a nivel de los tres niveles de gobierno se implementen programas donde se impulse a las personas que aún están en sus casas a salir para poder ser personas útiles y se incorporen otra vez la sociedad.

 

En 1996 en Tuxtepec, desde el DIF municipal, las personas con alguna discapacidad, ante la falta de leyes y reglamentación que atendiera sus necesidades, iniciaron un movimiento por la cultura de convivencia, que dio como resultado la integración en asociaciones civiles y fundaciones, y con esto poder desarrollarse más allá de los programas de apoyos del gobierno, y participar activamente en la vida del municipio.

 

En la realidad social, de las calles y la convivencia, el futuro para este sector excluido parece incierto

 

 

 

 

 

Artículo anterior

Temen artesanas de huipil chinanteco reducción de ventas por declaraciones de inventor de "Fiesta Tabacalera"

Artículo siguiente

Defensores y académicos documentan 1,075 fosas clandestinas en México

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *