CapitalCuerno de la Polvora

Masacre de San Vicente Coatlán, revela pésimas condiciones laborales de Policía Estatal de Oaxaca

Miguel Ángel Maya Alonso

Cinco elementos de la Policía Estatal fueron asesinados la tarde del viernes en el municipio de San Vicente Coatlán, Oaxaca, luego de ser emboscados; otros dos elementos resultaron heridos uno de ellos de gravedad.

“Ratificar nuestro rechazo y repudio a este acto cobarde contra las fuerzas del orden de manera ventajosa, desleal y cobarde. Rechazamos la violencia como una forma de resolución de conflictos”, dijo el titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO), Raúl Ernesto Salcedo Rosales, la mañana del sábado.

La emboscada que sufrieron policías estatales se dio mientras realizaban un servicio cotidiano, habitual, preventivo, de seguridad, en una ruta de tramo certero alrededor de las inmediaciones de San Vicente Coatlán y que forman parte del despliegue habitual de seguridad que se tienen en todas las regiones del estado, aseguró Salcedo Rosales.

Los policías fallecidos fueron identificados como Máximo M. Hildeberto F., Pedro L. Bryan de Jesús T. y Germán J.  A través de un comunicado, la Fiscalía General de del Estado de Oaxaca inició una carpeta de investigación por loe delitos de homicidio y lesiones.

El sábado por la mañana se realizó un homenaje para los policías caídos, en donde las imágenes de los deudos, con llanto y lamentos, contrasto con el de los mandos policíacos, quienes apenas si se mostraron serios. El domingo los elementos asesinados fueron velados en sus lugares de origen y fue hasta el lunes cuando se les dio sepultura.

Llamo la atención, la ausencia total del gobernador del Estado, Alejandro Murat Hinojosa, quien, a excepción del Twitter, no dio declaración alguna sobre los policías ultimados.

Policías molestos, no alzan la voz por temor a represalias

Desde el sábado circularon versiones de una posible protesta por parte de los elementos adscritos a la Policía Estatal del Estado, situación que no se dio, sin embargo, el descontento crece en el interior de la institución de seguridad, aunque las denuncias se hacen, por lo general, de manera anónima por temor a represalias.

Uno de los elementos dijo que tuvieron que cooperar para que los familiares de los policías caídos pudieran dar sepultura a los elementos, “ellos dejaron a sus deudos con carencias”, menciona.

Los policías muertos y los que salen de comisión, no han cobrado la ayuda alimenticia, que corresponde a mil 85 pesos, la cual tenía que llegar el pasado 4 de noviembre, pero lo que más lástima a las fuerzas de seguridad es el trato. “El trato que recibes por partes de los mandos es lo más triste. Para que salgas de permiso, aunque sea un par de horas, o peor aún de franquicia tienes que rogarles”.

Agrega que, “a San Vicente no puedes entrar, aun pidiendo permiso. En abril del año pasado nos emboscaron por estar en su terreno. Los compañeros culpan a los mandos de Miahuatlán. Ellos tienen conflicto agrario con sola de vega y como el gobierno no le da solución, se desquiten con nosotros”, asegura el elemento.

Y los policías siguen muriendo

Con los asesinatos de estos elementos, suman 15 los policías asesinados en el 2019, mientras que en el 2018 fueron 13, según la organización Causa en Común. Apenas el pasado 4 de noviembre un comandante de la Agencia Estatal de Investigaciones fue ultimado en la Villa de Etla.

El 17 de enero, un comando ingresó al domicilio de Aníbal Hernández, director de Seguridad municipal de San Pedro Amuzgos, y lo ejecutó, informó la Fiscalía General del Estado (FGE) de Oaxaca.

En una persecución ocurrida el 18 de febrero, fue asesinado Arnulfo A.G. quien se desempeñaba como agente federal. Nicolás Robles, policía municipal de Juchitán de Zaragoza fue atacado a balazos mientras se dirigía a su vivienda después de finalizar su jornada laboral el 14 de marzo.

Francisco Javier Iturralde, integrante de la Policía Federal, fue asesinado en San Pedro Tapanatepec. Rosalba Jiménez Villegas y Román Reyes Santiago, dos agentes viales, fueron asesinados el 29 de abril en Santiago Juxtlahuaca.

El 20 de julio, otro elemento de la Policía Vial Estatal fue ejecutado en San Juan Bautista Tuxtepec, quien respondía al nombre de Jesús González Ochoa. Mientras que Víctor Caballero López, también policía vial, fue ultimado en la ciudad de Tlaxiaco.

En el marco de las elecciones municipales en Santiago Xanica la Costa de Oaxaca, un agente estatal de investigaciones fue torturado y asesinado supuestamente por un grupo social de esta comunidad.

 

 

Artículo anterior

Siguen “perdidos” 20 millones de pesos de Hospital de San Bartolo en Tuxtepec, es obra fantasma del davilismo

Artículo siguiente

Con 40 mujeres desaparecidas en los últimos 3 meses, es la Cuenca el hoyo negro de Oaxaca

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *