CapitalPais

Omisiones facilitaron la desaparición de Fátima y complicaron la búsqueda

En el caso del feminicidio de Fátima -de 7 años y cuyo cuerpo sin vida fue encontrado el fin de semana pasado en Tláhuac-, se registraron fallas y omisiones de parte de las autoridades federales y capitalinas, que facilitaron su desaparición y complicaron su búsqueda en las horas y días inmediatos a que ocurrieron los hechos.

Se trató de una “cadena de negligencias institucionales”, como lo definió la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, que comenzaron desde el momento en que se permitió que a la niña se la llevara una mujer que no era su madre, pero que continuaron con la investigación del caso y con la difusión del DIF capitalino de conflictos familiares que no fueron atendidos.

Las pistas claves de la indagatoria con las que hoy se cuenta, como el video donde se identifica a la mujer que se llevó a la niña, fueron obtenidas por la  familia, no por la policía. Fue hasta después de que se confirmó la muerte de la menor que la Fiscalía difundió las imágenes para ofrecer una recompensa.
A continuación se detallan algunas de estas fallas y omisiones, a partir de lo narrado por los familiares de Fátima, que durante días intentaron localizarla,
y de lo reconocido por las propias autoridades.

Cabe señalar que tanto el gobierno federal como la Fiscalía capitalina iniciaron investigaciones internas para deslindar las responsabilidades de los funcionarios en los distintos momentos del caso, y en su momento aplicar las sanciones administrativas, e incluso penales, si las mismas resultan graves.

El protocolo escolar que no se siguió Fátima desapareció aproximadamente a las 18:40 horas del martes 11 de febrero, cuando una mujer que no era su madre pudo llevársela sin mayor
problema al salir de la primaria pública Enrique Rébsamen, ubicada en Xochimilco, donde estudiaba.

Esto fue posible, según la Fiscalía General de Justicia capitalina (FGJCDMX) y los familiares de la niña, por la negligencia del plantel al no aplicar algún protocolo o control para la entrega de los niños.
En una conferencia realizada el lunes, la Autoridad Federal Educativa de la Ciudad de México (AEFCM) señaló que sí existe un procedimiento para la entrega de menores que el colegio incumplió, y que se encuentra en el punto 42 de la Guía Operativa para la Organización y Funcionamiento delos Servicios de Educación Inicial, Básica, Especial y para Adultos de las Escuelas Públicas de la Ciudad de México.

Dicho procedimiento incluye disposiciones como la entrega de los menores a los padres previa identificación; o la canalización del niño al Ministerio Público si su familiar no llega en los 20 minutos próximos a su salida. Nada de eso sucedió en el caso de Fátima.
Las autoridades educativas anunciaron que esta semana comenzarán una campaña de credencialización de padres y tutores, para prevenir que ello suceda.

directivos del plantel para deslindar su responsabilidad. La jefa de Gobierno,
Claudia Sheinbaum, hizo hincapié en que este aspecto debe ser revisado y
corregido.
La denuncia inicial y el retraso

Tras percatarse de la desaparición de Fátima, su familia intentó localizarla en
las inmediaciones de la escuela. Al no poder hacerlo su hermana Karla y su
padre acudieron al Ministerio Público de la Fiscalía Desconcentrada en
Tláhuac, para presentar la denuncia. Sin embargo, las autoridades de dicha
agencia no quisieron iniciar el expediente.
“Yo personalmente quise ir a levantar la demanda, pero me dijeron que no
se podía hacer nada, que tenia que esperar 72 horas”, dijo Karla.
Ante la negativa reiterada por iniciar la denuncia en Tláhuac, la familia tuvo
que acudir al día siguiente a la Fiscalía Especial para la Búsqueda,
Localización e Investigación de Personas Desaparecidas (FIPEDE), ubicada
hasta el otro extremo de la Ciudad de México, en la alcaldía de
Azcapotzalco. Fue ahí donde finalmente accedieron a tomarle una
declaración a la madre de Fátima, y se inició el expediente AYO/51/2929.
La subprocuradora de Atención a Victimas de la Fiscalía de Justicia, Nelly
Montealegre, aseguró que la familia no acudió el 11 sino el 12 de febrero a la
Fiscalía de Tláhuac (sin precisar una hora exacta), aunque confirmó que, en
efecto, ahí no se inicio la carpeta de investigación bajo el argumento de que
las desapariciones eran competencia de la FIPEDE, no de ellos.
La fiscal de la Ciudad, Ernestina Godoy, dijo que la actuación de los
funcionarios de la Fiscalía de Tláhuac se revisará a detalle, al igual que el
actual procedimiento para levantar denuncias por desapariciones, ante la
posibilidad de que entorpezca la celeridad de la búsqueda.
Una vez formalizada la denuncia se pudo generar una ficha de la
denominada “Alerta Amber”, que se utiliza para difundir con la mayor
celeridad posible datos de una persona desaparecida. En la misma quedó
asentado que la denuncia se interpuso el 12 de febrero, pero que los hechos
habían ocurrido un día antes

Artículo anterior

Fomenta gobierno oaxaqueño informalidad laboral , con 1 millón 486 mil personas esta la entidad en primer lugar nacional

Artículo siguiente

A pesar de violencia histórica, la estrategia contra la inseguridad en la Cuenca es "la denuncia ciudadana" afirmó titular de SSPO

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *