CapitalRegionesSierra Norte

Minera Natividad pone en riesgo a Capulálpam de Méndez, saquean oro y plata para extranjeros

Miguel Ángel Maya Alonso        

Capulálpam de Méndez fue catalogado como Pueblo Mágico en 2007, el primer municipio de Oaxaca en lograr esta distinción. Título alcanzado gracias a su gran historia cultural y a la calidez de su gente, pero sobre todo por su gran riqueza natural, lo que ahora está en peligro gracias a la ambición y corrupción de las autoridades, tanto estatales como federales.

María Luisa Albores González, titular de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat); Blanca Alicia Mendoza Vera, de la Procuraduría Federal de Protección del Ambiente (Profepa); Blanca Jiménez Cisneros, directora de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y Alejandro Murat Hinojosa, gobernador de Oaxaca, son los responsables directos del etnocidio que comete la minera Natividad en Capulálpam de Méndez.

Y es que el indiscriminado saqueo de oro y plata que realiza la minera, a pesar de que ni siquiera cuenta con una Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), según lo declararon las autoridades municipales, ha causado la contaminación del Río Grande y de las fuentes de agua de este municipio de la Sierra Norte.

Adrián Pedro Arreortua Méndez, presidente municipal de Capulálpam de Méndez, dijo “nosotros no aceptamos que se sigan explotando los yacimientos, ya que nuestro territorio es indígena y valoramos todas las actividades que protegen el medio ambiente”, por lo que pidió a la titular de la Semarnat a que los escuche, lo que hasta el momento no ha ocurrido.

En su participación, Néstor Baltazar Hernández Bautista, presidente del comisariado de bienes comunales de la comunidad, destacó que “la Semarnat, la Profepa y la Conagua, discriminan a Capulálpam de Méndez y a las comunidades indígenas de la Sierra Juárez, por que no han detenido el grave impacto ambiental a pesar de las denuncias a pesar del etnocidio que comete la minera”.

Caber recordar que las autoridades de Capulálpam ganaron un amparo, en donde el Juzgado Tercero de Distrito cancela las concesiones de esta minera, sin embargo, la empresa interpuso un recurso de revisión, que el Poder Judicial aceptó, por lo que hasta el momento la minera Natividad ha operado de manera normal, esto a pesar de la pandemia de Covid-19.

Es precisamente la contingencia sanitaria el pretexto que las autoridades han puesto para evitar dar un dictamen del recurso de revisión, lo que, para los pobladores del municipio de la Sierra Norte de Oaxaca, es clara muestra de la corrupción que permea a las autoridades de justicia del estado y del país.

Las autoridades municipales recordaron que durante años han denunciado la contaminación con plomo y arsénico de fuentes de agua; la desaparición de trece acuíferos debido a las obras mineras y la contaminación del Río Grande que cruza la Sierra Juárez y afecta a varias comunidades indígenas en la región, denuncias que las autoridades estatales y federales han archivado.

Salvador Aquino, un comunero de Calpulálpam, acusó directamente al gobernador del Estado de omisión, pues asegura que conoce la problemática que vive la comunidad de la Sierra Juárez, y que comparte con 26 pueblos más. Pero a decir del ciudadano, a Murat Hinojosa le interesa más quedar bien con las grandes empresas que con los oaxaqueños.

Artículo anterior

Reviven con RSP aspiraciones de ex davilistas en Tuxtepec

Artículo siguiente

Acumula Oaxaca, mil 612 muertes por Covid-19, hay 619 casos activos

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *