AMOR DE CABARETCapitalMúsica para Camaleones

Amor de Cabaret | El héroe, papá

A diferencia de Rubén Vasconcelos, a Peimbert Calvo le gustan los reflectores: ser el ‘héroe de la película, papá’. Que lo mismo puede simular que sirve a los afligidos, como lo hizo en su periodo como titular de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), que como el abogado del diablo que hinca la rodilla frente a las atrocidades del virreinato de Oaxaca

Antonio Mundaca

Arturo Peimbert Calvo, fue nombrado como Fiscal General de Oaxaca el 18 de marzo de 2021, tras la renuncia del polémico Rubén Vasconcelos Méndez. Un poco más de un mes después, el 13 de abril, hizo su primera aparición mediática y oportunista en las diligencias del asesinato de Leonardo Díaz Cruz, padre de la dirigente del PAN estatal de Oaxaca, Natividad Díaz .
Su arribo a la zona del crimen lo describe de cuerpo entero. Abogado de políticos, impuesto por el gobernador Alejandro Murat y conocedor de los pasillos de las organizaciones de la sociedad civil y la política del servilismo a los poderes constitucionales en turno, llegó a la avenida Símbolos Patrios a “calmar las aguas” rodeado de agentes ministeriales con metralletas en mano, mientras los asesinos de la víctima, aún tirada en el piso, huían de la zona con la impunidad garantizada.

Sabedor de la temporada electoral, quiso con su presencia evitar la ira de los poderes que le importan: el poder político. Faltó el arribo de sus pistolas en la desaparición de Claudia Uruchurtu Cruz, en Nochixtlán, y en el asesinato de Ivonne Gallegos Carreño, exdiputada de Ocotlán de Morelos, solo por mencionar dos delitos impunes ocurridos en el poco tiempo que lleva el frente con el bonito discurso de “justicia transicional”.

A diferencia de Rubén Vasconcelos, a Peimbert Calvo le gustan los reflectores: ser el ‘héroe de la película, papá’. Que lo mismo puede simular que sirve a los afligidos, como lo hizo en su periodo como titular de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), que como el abogado del diablo que hinca la rodilla frente a las atrocidades del virreinato de Oaxaca, como lo hizo durante el desalojo de los normalistas en Nochixtlán.

Su aparición en la avenida Símbolos Patrios lo retrata como un lento atleta de lo frívolo. Se dirigió a la prensa a dar gotitas de verdad y después, ante los cuestionamientos huyó rodeado de guaruras porque para él, igual que en la Defensoría, las medias verdades son parte del trabajo que hace todos los días.

Artículo anterior

Amor de Cabaret | El Galileo

Artículo siguiente

Revocarán mandato de concejales municipales por ingobernabilidad en San Mateo del Mar

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *