AMOR DE CABARETCapitalOpinión

AMOR DE CABARET | EL RELEVISTA

ANTONIO MUNDACA

Nueve meses después del fallecimiento del Dr. Sergio Sánchez Fentanez, su hermano Alfredo Sánchez Fentanez hizo una primera aparición pública, que sorprendió, en realidad a pocas personas. Se veían atisbos de su incursión política en la estructura social que construyó el finado Dr. Fentanez y que había quedado acéfala y sin liderazgo popular y firme tras su muerte. Una estructura que parecía dispersarse hacia otros proyectos ajenos a la voluntad que siempre sostuvo el doctor ausente, y podría resumirse en no caminar al lado del oportunismo de actores políticos que no tuvieran el arraigo social capaz de transformar la realidad tuxtepecana, y que durante su vida le costó traiciones, desavenencias, una derrota electoral y acuerdos incumplidos.

Alfredo Fentanez fue presentado por el candidato a la presidencia de Tuxtepec por Morena, Irineo Molina Espinoza, el 13 de abril como un aliado con el que caminarían en el mismo proyecto, más allá del tema electoral, el mensaje en el aire es que les unían decisiones afectivas, Irineo Molina y el Dr. Sergio Fentanez habían construido una sociedad que había truncado la muerte prematura e inesperadamente.

Para muchos fue un hecho singular tras varios años de Alfredo Fentanez de mantenerse al margen de la vida pública y solo operar los proyectos de su difunto hermano sin ningún protagonismo. Aunque al interior del fentanismo, en los grupos de trabajo, en la tropa, muchos supieran que Alfredo sostenía desde la cercanía, las visiones y proyectos que llevaron al Dr. Sergio Fentanez a ser el primer candidato de Morena en Tuxtepec en 2016, en una época donde pocos políticos apostaban por el partido de Andrés Manuel López Obrador.

La decisión de incursionar en la vida política y social de Alfredo Sánchez Fentanez, afirma la gente cercana a él, se debe a la necesidad personal de continuar un legado, que viva el nombre que su hermano sembró en las comunidades. Alfredo, igual que el difunto Sergio Fentanez, comparten además de la sangre, el apellido y la vocación médica, una historia de pobreza, luchas personales y tragedias.

El Dr. Sergio Fentanez ayudó a su hermano a ser el médico especialista que hoy hace camino en el sector salud en instituciones públicas y privadas, cuando termine el proceso electoral, como en las carreras de largo aliento, hay relevo.

Artículo anterior

AMOR DE CABARET | El Ramirista

Artículo siguiente

La UABJO convoca a participar en el Premio Nacional de Periodismo 2020

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *