AMOR DE CABARETOpinión

AMOR DE CABARET | El Ramirista

Noé Ramírez camina solo porque no necesita a Lupita Santos o Héctor Montes para competir con su estructura local ya armada, el edil naranja ya ganó, sin buscarlo, cuando accedió al poder desde la suplencia, la reelección sería una doble ganancia.

 

ANTONIO MUNDACA

Noé Ramírez Chávez enfrenta su primer proceso electoral como político y lo hace, en cierta manera, desde una posición de ventaja. Llega con un perfil bajo después de dar sendos golpes en la mesa y echar a muchos davilistas, de nóminas secretas familiares, y colocar en puestos claves a su gente de confianza. El grueso de los estrategas que llevaron a Fernando Dávila al poder en 2016, se quedaron de su lado por convicción, por amor al erario y el incienso oloroso de quien puede manejar los hilos del poder desde la sombra, los huérfanos políticos del davilismo han brincados a otros terrenos.

Arranca campaña electoral Noé Ramírez atravesado por la incógnita del resultado y armado con recursos públicos para vender cara una derrota de la plaza. Dueño, por ahora, de Movimiento Ciudadano (MC), ha extendido sus tentáculos al Partido Verde, que sin candidato, se debate internamente entre apoyar a Irineo Molina de Morena o quedarse cercanos al MC del ramirismo, que amaga con competir, teniendo concentrada la estrategia en la movilización de presidentes de colonias, muchos de ellos subsidiados y amarrados por compromiso de obra pública, que de perder Noé Ramírez, no lograrían entregar todas las obras prometidas a quienes los eligieron.

Los candidatos de MC que buscan la diputación local y federal van de rémoras en este proceso electoral, buscan chispazos de poder y dinero para moverse, y se ha filtrado incluso, que ponen traspiés al munícipe tuxtepecano para que financien sus campañas, como si el ramirismo en ciernes los necesitara. Las instrucciones de MC estatal es apostarle todo a la contienda municipal, porque de eso dependen recursos para el proyecto presidencial de Jalisco.

Frente a eso, Noé Ramírez camina solo porque no necesita a Lupita Santos o Héctor Montes para competir con su estructura local ya armada, el edil naranja ya ganó, sin buscarlo, cuando accedió al poder desde la suplencia, la reelección sería una doble ganancia.

Artículo anterior

AMOR DE CABARET | El repatriado

Artículo siguiente

AMOR DE CABARET | EL RELEVISTA

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *