AMOR DE CABARETCapitalOpinión

AMOR DE CABARET | El malware

 

  • De ganar Irineo Molina, es seguro que no habrá juicio sumario, lo que es cierto es que el aspirante originario de Chiltepec, a pesar de su discurso de “ una cosa es la campaña y otra es ser gobierno”, es un político que no olvida… Quizá por eso el senador a ratos fue a darle el respaldo  y días antes, como buen malware o troyano, pidió en medios nacionales favores para desbarrancarlo

 

Antonio Mundaca

 

El senador Salomón Jara Cruz vino obligado por su circunstancia a levantarle la mano a Irineo Molina Espinoza hace unos días, previo al cierre de campaña del candidato a la presidencia tuxtepecana por Morena. Obligado y enfurecido porque Molina Espinoza ha representado desde hace 5 años una piedra en el zapato para su proyecto personal, y de obtener Irineo Molina el gobierno en Tuxtepec, apoyará a Susana Harp o a cualquiera, menos a Salomón Jara en la próxima elección a la gubernatura en 2022, donde poco a poco la fuerza de Salomón se ha ido perdiendo, tras no colocar entre los candidatos a presidentes municipales en el partido oficial a ninguno de los suyos.

Durante su presencia en los mítines su rostro fue adusto, distraído, cobijado a ratos por sus soldados de siempre, cuya representación en la planilla de Irineo Molina Espinoza es Elías Olivera, la pieza impuesta por Laura Estrada Mauro, la teniente del salomonismo que se rasgó las vestiduras para que este gris personero fuera incluido como concejal, cuando negociaron los puestos en la oficina de Rosendo Serrano allá por los caminos de El Tule.

Tras el ritual de la alzada de manos, afirman fuentes del grupo de Noé Ramírez, que hubo llamados del senador al presidente municipal a quien lleva semanas apoyando en lo oscurito, teniendo como avanzada al grupo de Francisco Niño Hernández, que exiliado y judicializado por hacerle al indígena en Loma Bonita, es el puente del salomonismo con el actual munícipe.

Enfático en pedir el voto para todos, en realidad a Jara Cruz solo le interesa que gane Laura Estrada Mauro en Tuxtepec, porque es su luz más chica en el municipio para poder controlar algo de lo perdido, porque hasta Ángel Domínguez hace tres años lo acusó de vender candidaturas y en la diputación local “El Andariego” fue parte del grupo antagónico a Salomón Jara.

De ganar Irineo Molina es seguro que no habrá juicio sumario, lo que es cierto es que el aspirante originario de Chiltepec, a pesar de su discurso de “ una cosa es la campaña y otra es ser gobierno” es un político que no olvida, y justo en el proceso de definiciones, primero en 2018 a la diputación federal y ahora en el 2021 a la presidencia, Salomón Jara hizo lo imposible para no darle el poder e Irineo Molina le devolverá el favor en 2022. Quizá por eso el senador a ratos fue a darle el respaldo  y días antes, como buen malware o troyano, pidió en medios nacionales favores para desbarrancarlo.

Artículo anterior

AMOR DE CABARET | El impune

Artículo siguiente

“Nada podrá detener la voluntad del pueblo, la 4T va a llegar a Tuxtepec”

elmuromx

elmuromx

- Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *