CapitalPeriodismo ColaborativoPie de PáginaValles Centrales

Aguas Revueltas: sequía y saqueo en México

 

  • ¿Cómo se vive la escasez de agua en México? ¿Quiénes sufren las consecuencias de volver a este recurso una mercancía más? Estas son algunas respuestas que resuelve este especial que recorre algunos de los territorios donde las batallas por el agua reafirman que más allá de la sequía, en México hay saqueo

 

Texto y fotos: Aitor Sáez / Pie de Página

 

Ciudad de México.- Un día abres la llave y no sale agua. Al otro día tampoco, ni al otro. Así una semana, un mes. Eso le sucede a un tercio de las familias mexicanas. Los vecinos de Georgina, en el desierto yaqui de Sonora, empezaron a beber agua de riego infestada de fertilizantes; los hijos de Francisco tuvieron que migrar de la Montaña Baja de Guerrero al no poder mantener sus cultivos; la comunidad maya de Doroteo se organizó para proteger sus cenotes de las granjas porcícolas; otros y otras tomaron las armas para defender su agua.

La crisis hídrica ha hecho del agua un bien codiciado, disputado por gobiernos, empresas y el crimen organizado. El agua es un negocio y un recurso para dominar a poblaciones, utilizada como forma de extorsión: un arma de guerra. Aguas revueltas recorre 12 regiones de México para sumergirse en ese conflicto por el agua que ha matado a decenas y ha desplazado a miles de personas.

La severa sequía que azota a la mitad de los estados en México suele tratarse como un fenómeno natural, pero la escasez de agua tiene responsables: el sobreconsumo, la contaminación de acuíferos, su sobreexplotación, el abandono institucional y la corrupción.

Esta investigación de tres años navega por las causas y consecuencias de la escasez de agua, y sobre todo ahonda en las historias de personas que resisten a la adversidad climática y a la violencia. Y las que no. ¿Beberías agua sucia? ¿Abandonarías tu hogar y tierra? ¿Robarías agua? ¿Darías tu vida por el agua? ¿Matarías por agua?

Hasta hace poco tan sólo se planteaban esos dilemas en remotas zonas rurales; ahora también en Ciudad de México, Monterrey o Barcelona. La falta de agua afectará a todo el mundo, si ya no lo hace, tal vez con un abordaje amplio y humano del problema seremos capaces de tomar las mejores decisiones.

 

 

 

Encuentra las historias aquí

 

Artículo anterior

No hay registro de mujeres periodistas desplazadas en Jalisco

Artículo siguiente

Inicia la entrega de apoyos a productores de plátano afectados por vientos en Tuxtepec

elmuromx

elmuromx

- Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *