CuencaMúsica para Camaleones

Las insurrectas. Las insurgentes.

Karen Rojas Kauffmann y Linares

“Movamos la tierra de su eje”, dice el grito de guerra, y la movimos. Porque el 8 de Marzo de 2017 tuvimos un papel histórico, nosotras, las insurrectas, las que creemos en el feminismo, pero también ellas. Y tú. Y todas.

Este año nuevamente millones de mujeres en más de 200 países nos organizamos como protesta contra aquellas estructuras que nos violentan. Que nos silencian. Que nos matan.

El Paro Internacional del 8M resignifica entonces, el espíritu del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, como el de aquellos días de 1857, donde varias empleadas adheridas al primer sindicato de costureras de la historia de las mujeres exigían que la jornada laboral se redujera a únicamente 10 horas.

Hoy, el movimiento feminista otra vez pone en jaque al sistema de producción dominante, y a la huelga laboral suma el paro estudiantil, el paro de cuidados y el paro de consumo y se apropia de la herramienta de la huelga porque sabe nuestras demandas son urgentes.

Y porque todas somos de alguna manera, empleadas, trabajadoras domésticas, amas de casa, estudiantes, maestras, indígenas, migrantes, extranjeras, refugiadas, guerrilleras, feministas, detenidas, criminalizadas, presas políticas, trabajadoras sexuales, víctimas de trata, madres y no madres, jubiladas, pensionadas, sindicalistas o desempleadas.

Y como la rabia también es un motor creativo, todas nos organizamos desde nuestras trincheras para gritarle al mundo que “si nuestras vidas no valen, que produzcan entonces sin nosotras”.

Nos organizamos para decirle al mundo que si no paran las violencias machistas, la inequidad en los salarios, la limitación velada del ascenso laboral y la feminización de la pobreza, entonces nosotras paramos.

Y paramos. Porque queremos que se sepa en todos los rincones de la tierra que Ser no debe dolernos. Y que eso que llaman la construcción social de la feminidad, para nosotras las insurgentes, es un animal voraz que nos engulle.

Y gritamos. Porque en América Latina la tasa de natalidad adolescente es la más alta del mundo. En México, por ejemplo, 400 mil nacimientos al año son de madres menores de 18 años, y esto es un problema de salud pública porque las investigaciones sugieren que las mujeres que se embarazan antes de los 16, corren un riesgo de morir 4 veces mayor que las que son mamás después de los 20. Y porque una natalidad adolescente mal atendida provoca que el 95% de los abortos sean clandestinos y se practiquen en condiciones infrahumanas de salubridad. Gritamos por nuestro derecho al aborto libre y porque ninguna mujer sea inducida a una maternidad forzada.

Y marchamos. Porque sólo en 2016 denunciamos mil 998 asesinatos en los principales países latinoamericanos, y porque que todos los días son asesinadas –con la impunidad que permite la saña-, 12 mujeres que antes de morir fueron amedrentadas, vejadas o violadas. Y seguimos por las que ya no están, por las que continuamos buscando.

Y nos organizamos. Por las presas políticas, las criminalizadas y perseguidas, por las que defienden nuestros derechos y los de la tierra. Por encarar a las trasnacionales y al estado cómplice.

Y nos solidarizamos. Porque las lesbianas, travestis y trans asesinadas en crímenes de odio, ni siquiera figuran en las estadísticas del estado, y porque estamos hartas de sostener relaciones emocionales, económicas, sociales y políticas abusivas.

Y exigimos. Porque el trabajo doméstico y de cuidados sea remunerado. Porque es urgente visibilizar las dobles o hasta triples jornadas. Por los salarios justos y los derechos laborales que nos permitan llegar a la vejez dignamente.

Y paramos y gritamos y marchamos y nos organizamos y nos solidarizamos y exigimos. Porque el reclamo justo como la conciencia política es también una herramienta de reflexión con el mundo, por el mundo y para el mundo.

 

 

Artículo anterior

200 carpetas de investigacion por violencia contra mujeres en Tuxtepec registra fiscalía especializada

Artículo siguiente

“Paseo de las Sombrillas” escenario para festejar el “Día de la Samaritana”

Karen Rojas Kauffmann

Karen Rojas Kauffmann

Es reportera, fundadora de ElMuro mx, colaboradora de la Red de Periodistas de A Pie y miembro del Colectivo Reporteras en Guardia, que creó el memorial mataranadie.com. Estudió Ciencias de la Comunicación en Universidad de las Américas-Puebla, y la maestría en Filosofía del Arte en la Universidad Autónoma de Puebla. Fue editora en los periódicos impresos La Jornada de Oriente y Síntesis. Se especializa en temas de género y derechos humanos, movimientos sociales y grupos vulnerables

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *