AMOR DE CABARETCapitalMúsica para CamaleonesOpinión

AMOR DE CABARET | El clavadista

Eloy Pacheco, Director de Comunicación Social del Ayuntamiento de Tuxtepec, llegó al cargo después de un periodo crítico entre la relación prensa y gobierno, y se quedó como funcionario para encarnar la más criticable de las transformaciones que existen el show bussines del periodismo: el reportero que se hace político por dinero. Fue llevado a la nómina del gobierno tras ser presidente de la colonia Siglo XXI y, tras años de recorrer los municipios cuenqueños como periodista, pudo entrar de lleno en una cuestionable dinámica, firmar los convenios publicitarios y seguir pagándose a sí mismo a través de su propio medio de comunicación.

Durante su labor como funcionario, la crisis de medios ya había sido controlada por el Davilismo. Pero él no fue el artífice de nada. Recibió el escenario con la mesa servida ya que a billetezos y amenazas vedadas, Fernando Dávila había “compuesto” la relación con la prensa crítica y, tras la  muerte del edil, el resto de los medios “críticos” pasaron a la báscula con el ascenso  a la presidencia de Noé Ramírez.

Ahora para Eloy Pacheco, el tiempo de cosechas está puesto. Oficialmente dejó la Dirección de Comunicación Social empezando el año, lo hizo sin ruido, para cumplir el protocolo de aspiraciones venideras. Sin embargo, sigue enviando mensajes y órdenes a reporteros subsidiados por el Ayuntamiento, hay capturas de pantalla en espera de ser reveladas, en algunas incluso, juega a la contra de su nuevo “jefe máximo” y en otras pide el “pago de favores” donde interviene el dinero público.

El gremio de la prensa tuxtepecana se acostumbró a ser obediente a cambio de dádivas, es vieja su historia en esos menesteres, lo que no perdonan es que uno de los “suyos” se los chingue. Quizá por eso tras la comida navideña que hizo el gobierno de Noé Ramírez a la prensa y donde se repartieron cerca de 180 mil pesos, muchos salieron bailando.  Algunos dicen que, alrededor de 80 mil pesos no fueron repartidos. Quizá más, quizá menos.

Otros reporteros dicen, el destino de dicho dinero no tiene misterio. Así funcionan las cosas en gobiernos opacos como el tuxtepecano. Se elucubra, la orden fue del propio Noé Ramírez para “ahorrar pesitos” para la campaña que está en puerta. La confirmación de las complicidades puede ser simple y es solo cuestión de tiempo: Eloy Pacheco será candidato a concejal y los no invitados al reparto pueden seguir brincando por la lanita que no les llegó, aunque muchos crean que Eloy Pacheco no está en el ánimo de Noé Ramírez, éste aparecerá en la planilla del presidente emergente que, al menos hasta ahora, busca una reelección fallida

Artículo anterior

AMOR DE CABARET | El turqueso

Artículo siguiente

Radio Totopo: sobrevivir a la pandemia y a los parques eólicos

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *