AMOR DE CABARETCapitalMúsica para CamaleonesOpinión

AMOR DE CABARET | El turqueso

José Humberto Villamil Azamar se metió en el davilismo de último momento. Por años caminó al lado de Eviel Pérez Magaña y aspiró a dirigir el PRI municipal, arropado por una corriente en extinción denominada “los científicos”, durante el saqueo de Antonio Sacre Rangel a Tuxtepec. Ahí nunca le dieron nada. Fue Fernando Dávila quien lo hizo Director de Comunicación Social, primero, y luego Regidor de Servicios Públicos Municipales. Dávila cumplió la promesa realizada el 16 de octubre de 2016 en el Hotel El Rancho: “Aquí vas a tener las oportunidades que has buscado en otros lugares”, le había dicho el entonces aspirante a alcanzar el poder.

En ese lapso, Pepe Villamil pasó a ser “simpatizante” del PT y del Partido Nueva Alianza (Panal) y casi de Movimiento Ciudadano, cuando le convino. Se atrincheró en espera de que Dávila lo palomeara a la municipal o la local a pesar de que siempre, el corazón del extinto munícipe, estuvo en otros invitados al juegos de los hambrientos. Con el discurso copiado del munícipe fallecido “los colores no importan sino las personas”, comenzó la aventura obligada, pero sin dejar nunca de ser militante del PRI.

Es icónica una de las últimas fotos de Fernando Dávila cargando una manguera de sanitización en el centro de Tuxtepec, antes de dar positivo por Covid-19, atrás de él -como en centenares de fotos- aparece Pepe Villamil queriendo acaparar las cámaras y parecer cercano a la fuente de poder del momento.

Tras la muerte de Fernando Dávila y la desintegración del davilismo en grupúsculos ansiosos de poder, fue visiblemente de los más desencajados, la candidatura futura, el acuerdo secreto y el sueño guajiro se le iba de las manos en las circunstancias más  inesperadas, pero, para variar, a los días supo moverse a una parcela ligada al PRI, el partido de sus amores juveniles.

En el grupo de  Bersaín López López, que  controla  el Partido Nueva Alianza ( Panal) y Redes Sociales Progresistas (RSP), y al mismo tiempo son controlados ambos por José Murat Casab tienen confirmado al ex evielista como candidato, solo falta decidir si será como continuador del partido con el que ganó Fernando Dávila la última elección o en la nueva adquisión de Elba Esther Gordillo con el RSP, por donde vaya será turqueso modelo de marras.

Artículo anterior

AMOR DE CABARET | El acuático

Artículo siguiente

AMOR DE CABARET | El clavadista

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *