Skip to main content

 

  • Desde abril existía la orden de abrir la represa, pese a ello Conagua tardó ocho meses más y no dio ninguna expoliación a las 10 comunidades chinantecas afectadas.

 

Texto: Antonio Mundaca / El Universal Oaxaca

 

Tuxtepec, Oax.- Las compuertas de la Presa Cerro de Oro, ubicada en la región de la Cuenca del Papaloapan se abrieron este 13 de diciembre, informó el gobierno municipal de Tuxtepec, lo anterior luego de casi siete años cerradas y ocho meses de espera tras las denuncias presentadas por pobladores que habitan en el embalse, según dio a conocer El Universal.

En las denuncias, pobladores chinantecos acusaron que el gobierno federal se negaba a abrir las compuertas para generar electricidad para proyectos estratégicos, mientras a ellos los “sacrificaban” con la contaminación de los ríos, derivada de la falta de corriente y estancamiento del agua.

El edil de Tuxtepec, Irineo Molina Espinoza, informó que sostuvo una reunión con autoridades de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), y según el acuerdo alcanzado las compuertas se abrirían alrededor del mediodía de este miércoles.

El edil abundó que la decisión se tomó con el aval del director técnico de la dependencia, Víctor Hugo García Pacheco, y que en la negociación jurídica el ayuntamiento incluyó el retiro de maleza acuática.

Esta resolución se da ocho meses después de que Carlos Baizabal López, Jefe de Proyecto de Aguas Superficiales e Ingeniería de Ríos de la Conagua afirmara a este medio de comunicación que desde abril ya tenían la orden de abrir las compuertas de la presa y que “sólo esperaban se rehabilitará el sistema informático para emitir el boletín y avisar a las comunidades”, quienes amenazaban con cerrar el acceso a otras presas ubicadas en la Cuenca del Papaloapan.

En aquella ocasión el funcionario federal aceptó que había denuncias de 10 comunidades cercanas al complejo eléctrico que señalaban la contaminación de sus ríos y carencia de agua para autoconsumo, situación agravada por la temporada de estiaje.

También afirmó que el Comité Técnico de Operación de Obras Hidráulicas (CTOOH), había aceptado la apertura de las compuertas en la temporada de lluvias; sin embargo tuvo que pasar más tiempo de lo previsto para que finalmente se abran las compuertas, sin que Conagua explique a las comunidades el motivo.

La decisión de postegar la apertura empeoró  el azolvamiento de los pueblos chinantecos de Santa Úrsula, Los Reyes, San Rafael, Colonia Obrera, Paso Canoa, Cerro de Oro, Camelia Roja, Piedra Quemada, La Esmalta y Sebastopol, donde se asientan ejidatarios hijos y nietos de quienes fueron desplazados y sus tierras inundadas en la construcción de la represa en 1972, en el sexenio de Luis Echeverría Álvarez.

 

Encuentra la publicación aquí.

Deja una Respuesta