Mecánica de la Censura

El show del Secretario de Salud

Una semana después del “Irmagate” –que evidenció de manera cruda la realidad de Oaxaca en materia de salud– arribó a la zona mazateca el titular de la dependencia Germán Tenorio Vasconcelos. Su visita se dio en medio de una severa crisis de credibilidad y eficacia que cuestiona a nivel internacional al Gobierno del Estado y es la “cereza amarga” de un pastel repleto de negligencias que tiene culpables de varios sexenios.

 13 octubre 2013.

ANTONIO MUNDACA/ @amundaca

 JALAPA DE DÍAZ, OAXACA.- Una semana después de que Irma López Aurelio dio a luz a su hijo Sabino Salvador en el patio del Centro de Salud Rural de San Felipe Jalapa de Díaz y la fotografía de su alumbramiento trascendió a nivel internacional denunciando con crudeza la realidad en materia de salud pública en el estado de Oaxaca, arribó a dicha población el titular estatal de la dependencia, Germán Tenorio Vasconcelos.

Su visita a la zona mazateca –en el norte del estado– se dio en medio de una severa crisis de credibilidad y eficacia en materia de salud que cuestiona a nivel internacional al gobierno de Gabino Cué Monteagudo y es la cereza amarga de un pastel repleto de negligencias que tiene culpables de varios sexenios.

Lo esperaban cientos de mujeres y pobladores mazatecos. A los reclamos de justicia se le sumaron las preguntas incómodas que Tenorio Vasconcelos mal libró con cifras, deslindes y justificaciones, incluido un show mediático que derivó en una visita obligada a la familia afectada y a justificar la muerte (el 9 de octubre pasado) de un bebe de diez meses de nacido en la misma clínica por un cuadro de bronconeumonía.

Tenorio Vasconcelos se llevó a sus brazos al bebé hecho símbolo al nacer en la hierba y la foto –casi familiar– para el boletín oficial. Su visita se da dos días después que el Congreso del Estado “reprendió” la actuación del titular de Salud y organismos de derechos humanos piden respuesta ante el posible caso de negligencia.

La foto del boletín de su visita a Jalapa de Díaz

Previo a su llegada fueron separados temporalmente el titular de la Jurisdicción Sanitaria número 3, Carlos Cruz Pérez, y el director del centro de salud, Adrián René Cruz Cabrera, donde se dieron estos hechos.

El argumento oficial fue facilitar las investigaciones de las comisiones investigadoras de la Secretaría de Salud Federal, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, la Comisión Nacional de Arbitraje Médico, la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, la Comisión Estatal de Arbitraje Médico y la Procuraduría General de Justicia del Estado, según el boletín emitido por la dependencia el 9 de octubre.

Sin embargo, dicha determinación –según fuentes extraoficiales– fue tomada tras la escalada de voces a nivel estatal y federal y organizaciones civiles que pedían la renuncia de Germán Tenorio como titular del área de salud gubernamental.

En el informe presentado por Tenorio Vasconcelos el 4 de octubre -dos días después de que se difundió dicha foto en medios nacionales- se decía que el parto de la indígena Irma López en esas condiciones se debió a “la desesperación de la mujer y un muy avanzado trabajo de parto”.

 Irma y el pequeño Sabino Salvador

A dicha declaración –vía comunicado de prensa– se le añadió el intento de Tenorio Vasconcelos de desviar la atención afirmando que la fotografía subida a las redes sociales fue usada con fines morbosos para afectar a la mujer y los trabajadores de Salud.

Durante el recorrido por Jalapa de Díaz, el secretario de Salud sostuvo que dicha clínica no es considerada de 24 horas y el hospital lleva 6 años sin inversión estatal, incluido tres años del gobierno de Ulises Ruiz Ortiz

“Necesitamos un millón y medio de pesos mensuales para operarlos y el gobierno federal no ha hecho lo que le corresponde, no hay presupuesto para tantas unidades de salud operando en Oaxaca, necesitamos 7 mil millones de pesos para concluir lo que hay”, enfatizó el funcionario molesto por los cuestionamientos.

Al caso de Irma que desató la polémica a nivel nacional, se le suma el de Cristina López, quien dio a luz el 18 de julio en las mismas condiciones. Mientras Germán Tenorio afirmaba “en este caso en particular se tomarán medidas administrativas y se seguirá la ruta de la ley”, el esposo de Irma, Margarito Andrés Velázquez sostenía, con un dejo de incredulidad “llegaron primero las cámaras de Univisión que el señor Secretario”.

 Saqueo de sexenios

Apenas iniciada la administración coalicionista, Germán Tenorio Vasconcelos dio un breve diagnóstico de la situación que albergaba la infraestructura de salud en Oaxaca. En una entrevista realizada en 2011 por Carlos Velasco Molina, el Secretario de Salud dijo “se pervirtió el trabajador de Salud en cierto sentido, pues los jefes decían: hay, pide hombre, sigue pidiendo ¿y qué pasaba con el proveedor?, pues, sigue vendiendo… Los almacenes los encontramos sin anaqueles, sin inventarios, muebles arriba de vehículos, ambulancias compradas para entregar a inmuebles que todavía no están terminados y siguen sin estar terminados. Hay hospitales que tienen dos años cerrados, el constructor ya se fue, ya se hartó, se le debe un millón de pesos, le faltan dos millones para terminarlo, ya dijo no, pues, yo ya me voy”. El titular de Salud tenía el diagnóstico del nuevo gobierno. Un año después sería acusado de “entrarle al negocio”.

El 20 de julio la revista Proceso publicó un reportaje donde se le criticaba a Ulises Ruiz el abandono del Sector Salud y el desvío de 329 millones de pesos del presupuesto estatal hacia cuentas no autorizadas durante los ejercicios fiscales de 2006 y 2007.

El 10 de julio Milenio Diario publicó una nota titulada “Malversaron funcionarios de Ulises 329 mdp”. En dicha publicación se afirmaba que la Secretaría de la Función Pública (SFP) denunció penalmente ante la PGR la existencia de una red de corrupción en Oaxaca.

A esa red se le atribuyó el desvío, hacia cuentas bancarias no autorizadas, de recursos federales destinados en los años fiscales de 2006 y 2007 al acondicionamiento de hospitales, a la prevención y al control del Sida y a programas de atención médica infantil.

La información fue retomada por la revista Proceso el 20 de julio, donde se responsabilizó al gobierno de Ulises Ruiz de malversación de recursos, luego de 15 auditorías practicadas entre 2007 y 2008 a 20 funcionarios y ex funcionarios del gobierno de Ulises Ruiz.

Los implicados, según esa información, eran: Juan Ramón Díaz Pimentel, ex secretario de Salud estatal; Martín Vázquez Villanueva, titular de la dependencia; Arturo Pérez Estrada, director de Desarrollo; Miguel Ángel Martínez Santiago, secretario técnico, y Marco Vinicio Palacios Ortiz, secretario particular de Vázquez Villanueva.

En abril del 2012 Germán Tenorio fue denunciado por el columnista Felipe Sánchez por haber entregado en municipios oaxaqueños ambulancias rentadas. Sostuvo el periodista que la Secretaría de Administración –con un documento fechado el 15 de febrero de 2012– dio cuenta de un gasto por más de 500 millones de pesos para la renta de 120 ambulancias por 73 millones 400 mil pesos durante 36 meses; cerca de 300 millones 800 mil pesos para renta de vehículos para “las necesidades de las dependencias y entidades” de la administración pública del estado; 45 millones para renta de equipo de oficina (computadoras) y 140 millones para la contratación de pólizas de cobertura para desastres naturales.

Artículo anterior

Jaime Aranda: el mesurado oscuro

Artículo siguiente

El PAN de Tuxtepec, del bastión al espejismo

admin

admin

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.