Música para Camaleones

Escaparate Político | Tormentoso

 La tormentosa relación de GABINO CUÉ con el chilango BENJAMÍN ROBLES MONTOYA, al primero le ocurre aquello de “cría cuervos y te sacarán los ojos”. Es precisamente lo que está haciendo en este momento el cuervo traído de Michoacán.

Felipe Sánchez Jiménez

El senador con licencia que acaba de botar al PRD que lo hizo senador, también abjuró anteriormente del PRI, del MC y, conociendo su naturaleza trapera, en cuanto se confirme su fracaso el próximo 5 de junio, también botará al PT. En este personaje sucede lo del arácnido que al reventar su camada de arañitas las enseña a engullir para que finalmente se la devoren a ella.

El oportunismo de ROBLES es proverbial. Desde el momento en que GABINO lo trajo a Oaxaca como su operador electoral, el aventurero creyó llegar a tierra de conquista. Se obsesionó por ser gobernador e infló su ego al grado de menospreciar a los políticos profesionales nativos. Cuentan sus allegados, que en la noche del Grito del año 2014, cuando entraba al Palacio como uno de los invitados de honor, elegantemente vestido, con uno de los trajes que nunca pensó tener, se sentía seguro de lograr su obstinación. Sentado en la sala de recepciones del palacio, decía a sus familiares y a los que lo quisieran escuchar: “qué tal cuando yo esté ahí dando el Grito”.

Recuerdan los que estaban en esa ocasión cerca de él, que no dejó de hablar del tema y decía que se encontraba en la ruta para lograrlo. Hablaba convencido de lo que estaba tramando. Como virtual vicegobernador en los primeros dos años de este gobierno, hizo y deshizo con el poder a manos llenas, que le permitía GABINO. Armó toda una estrategia en áreas claves del gobierno para asegurarse los apoyos económicos y ubicar a sus incondicionales en puestos clave como el Registro Civil, Sedesho, INEA, Setrao, Coplade, Comunicación Social con el “Fetito Reyes”, etc. Disponía a su libre albedrío de los presupuestos de cada dependencia, principalmente del IEEPO. Ay de aquel secretario que no le rindiera pleitesía.

Sus mismos allegados, quienes lo conocen bien, comentan que su poder era ilimitado. Bastaba una llamada telefónica para que los titulares de las diversas dependencias le dieran dinero, personal y apoyo logístico para sus giras constantes por diversas regiones estatales. Pero se le derrumbó su castillo de naipes. Hoy la historia se repite. En el mismo entorno de traiciones políticas, escándalos, puñaladas traperas, está por culminar su aventura en Oaxaca. De la misma manera escabrosa cómo lo alejó el gobernador Víctor Manuel Tinoco Rubí de Michoacán, una vez descubiertas sus trapacerías, lo hace hoy el gobernador Gabino Cué y miren la reacción.

 

 

Digo que termina su aventura política en Oaxaca. Podría ser, pero tengo mis dudas. Los que bien lo conocen me revelaron que sigue jugando a lo que conoce bien, la traición. Su tirada es ayudar a la derrota del PRD, para volverse a incrustar en el próximo sexenio.

Artículo anterior

TRASCENDIDO: Ex presidenta de Jalapa de Díaz, será diputada plurinominal por el PRD

Artículo siguiente

Música para Camaleones | Dávila, el sacrificado para ajustar cuentas después

admin

admin

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *