AMOR DE CABARET

El camarón

Bien dice el dicho que camarón que se duerme, se lo lleva la corriente, o algo así como que derrota que se sufre, se paga con sacrificios políticos,  al menos en este caso le viene bien al ex Diputado Federal,  Samuel Gurrión Matías que parece haber sido desbancado de la posibilidad de ser el Coordinador Parlamentario del PRI en la próxima legislatura que se estrenará el 13 de noviembre. Y es que diversos factores lo han separado de la posibilidad de adherirse a la burbuja de Alejandro Murat.

Declinó a favor del próximo gobernador no sin antes despotricar durante un año por la imposición desde los pinos-vía Papá Murat- del que llamó “el cachorro”. Manlio Fabio Beltrones, de quien presumía era su carta fuerte se inclinó por Gerardo Gutiérrez Candiani y después de la separación de la dirigencia del PRI, Gurrión se quedó sin padrino en las altas esferas tricolores.

En la campaña política a la gubernatura oaxaqueña pidió para su hermano Daniel Gurrión la candidatura a la presidencia municipal de Juchitán y la perdió de forma estrepitosa. Fue nombrado Coordinador de la Campaña de Murat y Eviel Pérez, primero y por poco tiempo y después Celestino Alonso Álvarez le quitaron la fichita de líder electoral para su currículum.

Tras el pago político de haberle concedido a su hermano la candidatura de su terruño y haberlo hecho diputado local el PRI muratista le envía señales de que no será elegido el líder del Congreso, sobre él se apuntan María de las Nieves García y  Luis Antonio Ramírez Pineda, hijo del ex gobernador Heladio Ramírez

Artículo anterior

El fantasma

Artículo siguiente

La morena

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *