AMOR DE CABARET

El urbanista

Gerardo Ruiz Ocampo se apersonó en el discurso de la presentación las “100 acciones para Tuxtepec” que promovió el munícipe electo Fernando Bautista Dávila. Fue encargado de las palabras  principales entre cientos de invitados  y apuntalado como el posible corazón del área de obras o desarrollo urbano para darle forma a un plan de desarrollo municipal.

Las reacciones del resurgimiento de Ruiz Ocampo fueron encontradas.  Ruiz Ocampo fue regidor priista del área de ecología y medio ambiente en el trienio de José Manuel Barrera Mojica, de trayectoria gris se sumó a la embestida para nombrar a dicho gobierno como la administración maldita.  En sus tres años como regidor fue un concejal ausente.  Ninguna iniciativa propia. Se le recuerda en el Rotario- donde la prensa local caza entrevistas- como el serio regidor que no habla,  que no polemiza y aparecía para cobrar su quincena y encerrarse en su oficina ubicada entonces en los bajos del palacio municipal .

Un regidor 15-15 fue conocido por la prensa. Quizá su nombramiento tenga que ver con cierta estela de éxito que tuvo tres años antes. Fue director de desarrollo urbano con el extinto Gustavo Pacheco Villaseñor en el trienio 2011-2013 y su currículo dice que es Ingeniero civil, máster en valuación en mobiliaria industrial.  A pesar de su perfil bajo en el periodo 2008-2010 fue señalado de haber emitido permisos irregulares para la colocación de propaganda política cuando fungía como Director de Desarrollo Urbano, según consta en  los archivos de prensa local. Su posible nombramiento pone al PRI al frente de Desarrollo Urbano u obras públicas.

Artículo anterior

El bufón

Artículo siguiente

Denuncia PAN intromisión en proceso interno; presentará denuncia

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *