AMOR DE CABARET

El guardapalos

De ex presidente municipal a chambitas de todoterreno Sergio Loyo Ortega es un hombre de corta memoria, o mejor dicho de memoria convenenciera. Educado al viejo estilo priísta, institucional, pasó de ser un ex presidente honorario al cargador de maletas de las políticas públicas de un Tuxtepec hecho trizas. Pero al menos supo conservar la chamba tres años, y guió al pupilo de su compadre “Tonche” Sacre al pináculo del cinismo, recordó viejos tiempos sin duda, cuando el PRI, ese que él ahora representa en todo su esplendor, regia aunque el pueblo viviera en el hartazgo y el subdesarrollo.

“Mi compadre Tonche Sacre supo administrar la pobreza”, dijo con el pañuelito de su cuello sudado recordando los tiempos del viejo poder que él ejerció hace varios ayeres. “administrar la pobreza”. Senil, se olvidó que el 14 de noviembre de 2014 dijo sobre la mala administración pasada, “Barrera desbarató el progreso que el PRI había logrado(sic)”- (léase esto con música de abuelito dime tú de Heidy). Y prosiguió emocionado Loyo Ortega con un final de tragedia griega mezclada con el cine de ficheras.

“Mi compadre Tonche Sacre me dio un consejo después de que me regaló unos pantalones y unas camisas de su tienda, Loyo tienes que trabajar fuerte para que a los 50 tengas tu patrimonio”. Al parecer el ex presidente Loyo Ortega no siguió el consejo del nuevo Hijo Predilecto, de haber sido así seguramente no habría aceptado la chamba de guardapalos de una de las peores administraciones de las que se tenga memoria en Tuxtepec.

Artículo anterior

CTM, listo para enfrentar a la Sección 22 en toma de protesta de Murat

Artículo siguiente

La aduladora

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *