AMOR DE CABARET

El alacrán

El desencuentro entre Salomón Jara Cruz e Irineo Molina Espinoza es una guerra que aún no termina. La reunión que sostuvieron en la Ciudad de México y que fue presumida en redes sociales como un pacto de paz fue una simulación política para evitar la ruptura de Morena.  Gente cercana a Jara afirma que 5 diputados pedían la cabeza de Irineo Molina instigados por el ex candidato al gobierno oaxaqueño -que ve al ex munícipe chiltepecano como “un peligro” para sus intereses rumbo al senado como muchos dicen-, sino también en el futuro inmediato como la  interlocución con el dinero del gobierno muratista.

Salomón Jara, de acuerdo a sus propios seguidores, ha urdido un plan alacrán para buscar en la brevedad que Irineo Molina sea desprendido de su cargo, o bien sean amarrados sus poderes con la presión de 5 diputados en contra y  a través no solo del fuego amigo, sino con denuncias públicas y derrotas políticas: la primera visible es la caída de la tesorería en el congreso oaxaqueño, mientras Irineo Molina intentaba lavarse las manos en la Comisión de Honor y Justicia el desastre público en el partido de izquierda.

El alacrán Salomón prepara a sus seguidores a la contra en el terreno donde Molina Espinoza comienza a tener influencia. El objetivo es que la candidatura a la presidencia municipal de Tuxtepec y la Diputación local del distrito 02 y 03 se quede en manos salomonistas, incluso bajo la anuencia de Andrés Manuel López Obrador, que confiado en su poder electoral, mantiene en el pedestal a su operador más oscuro y denunciado, cueste lo que cueste y evitar en la fórmula al senado de la república la inclusión de Molina Espinoza, y buscar sea mujer la elegida.

Artículo anterior

El ganadero

Artículo siguiente

La liebre

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *