AMOR DE CABARET

El representante

“La presencia de Jorge Illescas se dio, sin embargo, sin embestiduras reales y es que parece ser que tiene meses sin tener cargo alguno en el gobierno de Alejandro Murat, y se encuentra a la espera de tiempos mejores para aspirar a su viejo sueño de buscar la presidencia tuxtepecana, y hoy atiende como un asesor de gobierno con poderes extendidos.”

ANTONIO MUNDACA

Jorge Illescas Delgado, conocido en el ambiente político de Tuxtepec y Oaxaca como Chester arribó a la ciudad cuenqueña como “Representante del Gobierno del Estado de Oaxaca” para legitimar el informe de los 100 días de gobierno de Fernando Bautista Dávila. Su presencia no fue extraña debido a la relación que tiene con el gobierno tuxtepecano, al ser reconocido como el impulsor en el neomuratismo del proyecto davilista en los momentos más complicados de la carrera política del actual munícipe, y la sospecha fundada –poco reporteada, sí probable- de que en algún momento, por órdenes superiores, la cargada del PRI tuxtepecano acabó yéndose al verdadero candidato a presidente municipal del candidato a gobernador, y que hoy gobierna bajo las siglas del Partido del Trabajo, y que tuvo como posible artífice al “representante de Murat” en la última ceremonia popular del davilismo el 10 de marzo pasado.

Dejó de ser Coordinador General de Unidades Móviles aunque fue presentado como parte del gabinete ampliado y se le tomó protesta como tal, y dejó ese puesto de medio pelo a Roberto Villalana por ser un cargo que depende directamente del Secretario de Desarrollo Social y Humano (Sedesoh), Raul Bolaños Cacho Cué, -que al igual que Chester, también se asume como cuenqueño-.

La presencia de Jorge Illescas se dio, sin embargo, sin embestiduras reales y es que parece ser que tiene meses sin tener cargo alguno en el gobierno de Alejandro Murat, y se encuentra a la espera de tiempos mejores para aspirar a su viejo sueño de buscar la presidencia tuxtepecana, y hoy atiende como un asesor de gobierno con poderes extendidos.

Artículo anterior

La defensora

Artículo siguiente

El silencioso

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *