AMOR DE CABARET

El coordinador

Job Prieto Estrada es el nuevo coordinador de enlace legislativo de Irineo Molina, siempre polémico, deberá ser mediador en Tuxtepec del diputado de Loma Bonita, y para eso tendrá que lidiar con su pasado reciente, ya que es conocido en el ambiente político local ,por haberse puesto muchas camisetas de campaña, por simular defender los intereses ajenos o grupales, mientras en realidad promovía los suyos, y le ha funcionado para permanecer en la agenda pública, siempre cercano a políticos poderosos de turno. De esta forma ha adquirido experiencia al permanecer en la sombra, casi siempre cargado en esa izquierda que cobra con la derecha, o al menos eso dice su trayectoria documentada en la prensa, primero vinculado al Movimiento Ciudadano, después al PRD, y ahora en Morena. Repasemos. Fue director de panteones con José Manuel Barrera Mojica, ahí llegó después de animar presentaciones -antes de que llegara al poder la que muchos llamaron la “administración maldita”-. Fue famoso un comentario al final del trienio, cuando misteriosamente su vocho apareció con un motor nuevo, que en los pasillos del palacio municipal se supo por los empleados, el afectado fue otro vocho de esos que se compraron con dinero público.

De corta memoria. Fue crítico con la administración Sacrista. El 9 de enero de 2013 tuvo problemas directos con Jesús Santos Sosa, Director de Servicios Básicos Municipales, por temas de basura con fotos truqueadas en el IMSS, entonces dicho funcionario le dijo: “lo tomo de quien viene, de la persona de quien viene, si él es muy crítico hacía el ayuntamiento, también lo hubiera sido mientras estuvo trabajando aquí”. Y bueno, también fue “asistente” de Paco Niño y junto a Alberto Alvear -de acuerdo a la versión de gente cercana del ex candidato a la presidencia de Tuxtepec- protagonizaron cierto problema relacionado con el inmueble de una unidad educativa, que acabaría alejando a Prieto Estrada del proyecto paquista, donde por mucho tiempo fue el encargado de la agenda,  no sin antes pelearse en redes sociales con Luis Fernando Canché Barajas, quien afirmó que Job Prieto tuvo problemas con Barrera, hasta que se le dejó cobrar sin trabajar o trabajando doble con una plaza en el IMSS.

Con Marco Antonio Gómez Torres en 2015, cumplió las mismas funciones, la agenda y las presentaciones públicas. Ya en Morena se ha pegado -al viejo estilo del que siempre sirve al poderoso- a Irineo Molina, y ha tenido su recompensa después de una larga campaña como asistente. Ahora ocupará el mismo puesto que tuvo hace tres años su ex patrón Paco Niño, y de ahí pal real a callar bocas, “dejar de ser el maestro de ceremonias para ser algo serio”- le dijo Canché hace cuatro años-, y ahora empieza Molina Espinoza a ayudarle “con ese sueño”.

Artículo anterior

El desplazado

Artículo siguiente

El regurgitado

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *