AMOR DE CABARET

El presidentito

Niño Hernández criticó lo mismo que él ha sido y que se tradujo en la falta de votos cuando ha estado en la boleta. Hasta el momento, Paco Niño ha demostrado que es un producto de la publicidad, de las redes, y entre más pasa el tiempo más se desgasta su figura en las calles, precisamente por ese falso protagonismo y esa fórmula desgastada por seis años atosigando en medios de comunicación, la formula que ahora critica a Dávila y su gobierno.

ANTONIO MUNDACA

Podríamos pensar que Paco Niño es un tipo de buenas intenciones y buenas ideas –aunque en términos reales más mercadológicas que políticas, pero buenas ideas-. Supo posicionarse de la nada con un cargo inventado, y violando la ley electoral todos conocimos a Paco Boy con pelotitas, foquitos y hasta escándalos. Su mejor momento fue en 2013, y de ahí vino un declive con el mito de la publicidad ya creado, una inercia que no alcanzó para la diputación federal en 2015 y la presidencia municipal en 2016 donde se fue al tercer lugar de las preferencias.

En las dos últimos comicios la gente no lo ha elegido para que la represente, eso es real y parece que es algo que él no entiende y arremete con consejos de cómo ser gobierno, cuando no ha podido dar el ejemplo primero, de cómo ganar una elección.

Este breve contexto es útil, porque hay que reconocer que El Boy es obstinado e insiste en resolver los problemas con conferencias de prensa, con la clara alusión de que sólo sus ideas -con un toque de mercadotecnia creativa- son las mejores, pero el principio básico de la transformación política en nuestro sistema es saber alcanzar el poder y eso es algo que aún nos queda debiendo Paco Niño. Pasar de ser un producto o un bluff que lo mismo dona cemento, que hace bravuconadas contra la imposición a trabajar con lo que tiene, incluso, sin ser presidente municipal.

Fue de risa cuando criticó al gobierno municipal actual, que sólo se veía en las redes sociales y no en las calles –y no porque no sea cierto, la campaña de Dávila con tonos muy parecidos a lo que ha sido Paco Niño por seis años es evidente- sino porque Niño Hernández criticó lo mismo que él ha sido y que se tradujo en la falta de votos cuando ha estado en la boleta. Hasta el momento, Paco Niño ha demostrado que es un producto de la publicidad, de las redes, y entre más pasa el tiempo más se desgasta su figura en las calles, precisamente por ese falso protagonismo y esa fórmula desgastada por seis años atosigando en medios de comunicación.

Paco Niño ha sido una imagen-marca de publicidad inflada por sus medios de comunicación “amigos” pero que no se ha traducido en las calles, ni en la aceptación popular con todo y la circunstancias de 3 elecciones consecutivas para ser ungido a “algo”, teniendo la diputación local del distrito XVIII a su servicio, teniendo de padrino al gánster de Amador Jara, teniendo a fieles seguidores que creen en el culto a la personalidad que Niño Hernández ha creado, y que se confunde con un liderazgo de izquierda y actúa como cualquier político: obtener el poder a cualquier precio.

Desubicado y apartado de los reflectores en el nuevo gobierno al tener una regiduría opaca como la de Bienes Municipales, anunció que donaría la mitad de su sueldo para apoyar escuelas- lo mismo que dijo Dávila en su discurso inicial-. Y ahora, obligado a ser Regidor por las circunstancias de su partido, dejó abierta la brecha para buscar la candidatura como Presidente Municipal con una reforma que se lo permite-. Y en esta parte de la historia muchos nos preguntamos ¿de nuevo?, ¿será que no se ha dado cuenta que es una marca posicionada a la baja? o es más bien que tiene la confianza de que en 2018, cuando el PRD se convierta en una cáscara ¿le va a sonreír la circunstancia? Quizá porque listo y ávido de poder político sabe que en política, nada está escrito.

En próximos días presentará propuestas al cabildo sobre “cómo se debe gobernar Tuxtepec” y ya sabemos que tiene que ver con propuestas de campaña: resolver falta de iluminación, mal estado de las calles y avenidas, limpieza y señalamientos de vialidad etc. En pocas palabras hará un show mediático aprovechando las transmisiones en vivo para decir de nuevo: “ Con ellos, con nosotros”, y aunque es loable la intención cargada de interés político, creo que Paco Niño no ha entendido que él no ganó la elección , que él no es el Presidente Municipal, y que las determinaciones le corresponden al que ganó la elección, al que funge como presidente, y por más duro que le parezca, por más traumático que sea, es un Regidor al que le hace falta leer la Ley Municipal del Estado de Oaxaca, pero bueno, ya sabemos que con Paco Niño todo es mediático, así que a escuchar de nuevo el sonsonete “ Con ellos, con nosotros”, y ver su sonrisa colgate en algún espectacular familiar.

Artículo anterior

El agente

Artículo siguiente

Ivette Morán de Murat respalda trabajo de Asociaciones Civiles para ofrecer mejores servicios a la población vulnerable

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *