AMOR DE CABARET

El apóstol

Al principio Jorge Estrada había acordado dejar pasar a algún morenista, sin embargo, en las últimas fechas se ha empecinado en ser elegido candidato, y bueno, le toca al PES, le conviene al PES, y en cierto modo, podría ser una exigencia justa basada en ese acuerdo nacional que mezcló el agua con el aceite. Lo curioso del caso es el argumento del empresario restaurantero.  Se sabe que su actitud para no declinar es que de acuerdo a sus creencias, Dios le está dando la oportunidad de ser Diputado Federal y es una opción que debe tomar porque es palabra divina y éste así lo ha decidido, y él como buen cristiano, ha decidido obedecer sus mandatos .

 

ANTONIO MUNDACA

El Partido Encuentro Social (PES) a finales de diciembre, dirigidos –la dirigencia real que mueve los hilos, no la de Azael Jacinto García- por Jorge Franco Vargas “El chucky”, por acuerdos nacionales y trastipujes estatales, movió su estructura en Tuxtepec y en el estado para acabar obteniendo como candidaturas en su alianza con el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y el Partido del Trabajo (PT), 6 diputaciones locales y 3 federales.  Una de ellas vino a poner en jaque a dos rivales que buscan, desde hace mas de un año, ser nominados por el Distrito 01 de Tuxtepec: Irineo Molina y Ángel Domínguez.

En el acuerdo de coalición, la nominación por mandato nacional le tocó al PES. La decisión dejó en el papel casi fuera de la jugada al diputado local por el Distrito de Loma Bonita y al ex presidente de San Felipe Usila.  Desde entonces, ambos emprendieron rutas de negociación que incluyeron acuerdos en la mesa con la dirigencia del PES estatal y acercamientos con el mismo  “Chucky” y por supuesto entablar el diálogo con Jorge Luis Estrada Rodríguez , quien es el  nuevo coordinador distrital del PES, que apenas en la elección pasada colocó a su hija  en la planilla del PRI en la candidatura fallida de Silvino Reyes Téllez . El PES estatal se ha empecinado en colocar, basado en ese acuerdo, a uno de sus cuadros aunque no garanticen votación propia pero sí la posibilidad de poder obtener la diputación montados en la ola obradorista, que hasta el momento ha hecho diputados y senadores y presidentes a perfectos desconocidos.

Al principio Jorge Estrada había acordado dejar pasar a algún morenista, sin embargo, en las últimas fechas se ha empecinado en ser elegido candidato, y bueno, le toca al PES, le conviene al PES, y en cierto modo, podría ser una exigencia justa basada en ese acuerdo nacional que mezcló el agua con el aceite. Lo curioso del caso es el argumento del empresario restaurantero.  Se sabe que su actitud para no declinar es que de acuerdo a sus creencias, Dios le está dando la oportunidad de ser Diputado Federal y es una opción que debe tomar porque es palabra divina y éste así lo ha decidido, y él como buen cristiano, ha decidido obedecer sus mandatos . Y así pasa cuando mezclas la política con la religión, de pronto encuentras posturas irracionales donde Dios es mezclado con personajes más parecidos a demonios de política rancia como “el chucky, o la familia de Murillo Karam o partidos de ultraderecha que han avalado la Ley de Seguridad Interior y un largo historial de conveniencias, eso sí, en nombre de Dios.

Artículo anterior

El contenedor

Artículo siguiente

La sacrificable

elmuromx

elmuromx

- Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *