AMOR DE CABARETOpinión

AMOR DE CABARET | El moches

 

  • Pero Elías Domínguez fue recibido con odas de victoria por una razón muy específica: fue el último davilista cercano al difunto que se mantuvo en la administración pública como troyano. Lo que fue vendido como una renuncia, en realidad fue un despido eminente, después de que agentes municipales denunciaron que el “hijo pródigo” les estaba aumentando el moche en la Dirección de Desarrollo Rural

 

Antonio Mundaca

 

El 2 de mayo de este año, Iván Alí Elías Domínguez fue nombrado dirigente de la Fundación Humanitaria de la Cuenca del Papaloapan (Fhucup), en lugar de Octavio Santana Flores, y fue recibido como el hijo pródigo que estaba en las manos del enemigo –entiéndase Noé Ramírez- por el clan de la familia davilista. Su evento público de su nombramiento, como en todos en esta campaña de la aspirante a la presidencia de Tuxtepec María Luisa Vallejo, hubo un cúmulo de loas y vivas al difunto Fernando Dávila.

Pero Elías Domínguez fue recibido con odas de victoria por una razón muy específica: fue el último davilista cercano al difunto que se mantuvo en la administración pública como troyano. Lo que fue vendido como una renuncia, en realidad fue un despido eminente, después de que agentes municipales denunciaron que el “hijo pródigo” les estaba aumentando el moche en la Dirección de Desarrollo Rural y les pidió “un excedente” de recursos a nombre del presidente municipal para “agilizar” los apoyos al campo que había instaurado el edil extinto y que Noé Ramírez aprovechó en 2021 donde hubo un aumento de recursos. Vivillo, Alí Elías jugó por casi 9 meses a dos bandos, cobraba en el ayuntamiento y llevaba los informes a la familia Bautista.

La liga tuvo que estirarse mucho y fue premiado por su lealtad, para hacer un enroque con la Fhucup, que se quedaba sin presidente oficial tras haber arrancado campaña llevando como candidato a síndico procurador a Octavio Santana Flores en la planilla de la joven viuda.

Pero Elías Domínguez no es nuevo en ser involucrado en temas de corrupción. En abril de 2017, a un mes de ser  nombrado enlace con el Fondo Ambiental Regional de la Chinantla, Oaxaca A.C. (FARCO), fue denunciado por Alfredo Salinas y Leonardo Hernández Montiel integrantes de esta organización de usurpar funciones y cometer actos de corrupción. Lo  acusaron, junto al edil difunto, de crear un falso fondo ambiental, utilizando la marca FARCO y engañando a ediles, ejidatarios y comunidades de la región. Al final Fernando Dávila lo solapó, igual que ahora lo hace el clan familiar.

Para la anécdota quedan las denuncias que hizo El Piñero de la Cuenca y que revelan de cuerpo entero al actual presidente de Fhucup, cuando llamó el 22 de octubre de 2019 a quienes criticaban a Fernando Dávila en plena crisis de inseguridad como “muertos de hambre y que sigan ladrando los perros”. Para la anécdota quedan esos días de mala copa y sombrero ranchero, donde correteó y acusó a Ibrahin Sánchez, exdirector de imagen del davilismo, de echarle a la prensa por sacar a la luz sus dotes de galán del desarrollo rural, cuando la chamba del “Ibrahin con N” consistía únicamente en armar los bonitos davilaboots.

Artículo anterior

AMOR DE CABARET | El chavatuza

Artículo siguiente

AMOR DE CABARET | La provida

elmuromx

elmuromx

- Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *