AMOR DE CABARET

El electricista

Dinosaurio de partido, el viajero Juan Bautista es posible sea diputado por tercera vez o bien tenga chamba asegurada en el trienio de Fernando Bautista Dávila, aunque haya apoyado a Paco Niño  desde el 2010

Antonio Mundaca

Nacido bajo el signo de cáncer el 1 de julio de 1962,  Juan Bautista Olivera Guadalupe se ha mantenido vigente gracias a su olfato para saber en qué momento traicionar y en qué momento acomodarse en el velero que lleva al poder. Con una carrera técnica  en electricidad, egresado del Colegio  Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep) ha sido desde 1988 dirigente “social”, diputado local en dos ocasiones, franquicitario del Partido del Trabajo, servidor de José Murat y Ulises Ruiz,  Lopezobradorista convenenciero, Regidor de Rastro y un eterno viajero en la sombrita.

En los próximos meses es posible sea ungido Diputado Local por el Partido del Trabajo (PT) sin haber hecho campaña, montado en las reglas de la política mexicana que unge liderazgos acostumbrados a la marrullería sin rendir cuentas. Dinosaurio de partido, el viajero Juan Bautista es posible sea diputado por tercera vez o bien tenga chamba asegurada en el trienio de Fernando Bautista Dávila, aunque haya apoyado a Paco Niño  desde el 2010,  y haya estado pegado al PRD y haya torpedeado a Benjamín Robles Montoya.

Artículo anterior

El esquirol

Artículo siguiente

El usurero

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *