AMOR DE CABARETOpinión

Amor de Cabaret | El triate

En esta elección, Paco Niño esta pariendo triates. No solo se enfrenta a ser elegido en un municipio donde no nació, y un distrito que conoce pero donde no tiene arraigo. O al menos no el que pudo haber tenido en Tuxtepec, tras recorrerlo en campaña vedada con sus giras de leche. Por otro lado su encrucijada es lograr que no gane Irineo Molina la presidencia, por eso ha negociado “cosas” con candidatos de otros partidos,  con Jorge Illescas “Chester”, con María Luisa Vallejo y Noé Ramírez, con el peligro de shows eminentes y llamadas telefónicas grabadas.

ANTONIO MUNDACA

Francisco Niño Hernández, “Paco Niño”, es un símbolo de las contradicciones de la historia política tuxtepecana, desde hace al menos 11 años cuando incursionó oficialmente en la grilla de la mano de José Soto Martínez. Desde entonces, sus fans y detractores siguen peleándose por sus victorias y desatinos.

Ha pasado de ser un velero sin rumbo, a una cabeza de ratón en el club de los hermanos Jara, primero en el PRD; ahora en Morena, y en este proceso electoral hasta se dió el lujo desatinado de la política práctica y burlona hacía  los derechos de los pueblos originarios, de ser un chinanteco del Fraccionamiento Costa Verde, al ser registrado como indígena ante el IEEPCO y poder pelear por la diputación local del distrito 03 de Loma Bonita, como un representante indígena aunque sea de Tuxtepec y lo único público que conozcamos del “Paco Boy” en Loma Bonita, sea que tiene una lengua capaz de pelar una piña.

Tras perder la segunda encuesta y no ser beneficiado con la candidatura a la presidencia de Tuxtepec, su silencio azaroso permeó entre sus seguidores, víctima de las circunstancias y ganosos por ver a “Paco Boy” de nuevo en la boleta por Tuxtepec, siguieron rutas que ya conocen de elecciones pasadas. No hubo mítines violentos como en 2013 cuando el grito fue: “No a la imposición”, esta vez fue silencio y ninguna posición suya en la planilla de Irineo Molina, el mensaje transmitido en sus operadores fue que les habían robado la candidatura y el candidato de Morena beneficiado, además de no ser tuxtepecano de nacimiento, era una imposición de Eviel Pérez Magaña, que por cierto es tío de Paco Niño, en fin, el folclor tropical de nuestra aldea.

En esta elección, Paco Niño esta pariendo triates. No solo se enfrenta a ser elegido en un municipio donde no nació, y un distrito que conoce pero donde no tiene arraigo. O al menos no el que pudo haber tenido en Tuxtepec, tras recorrerlo en campaña vedada con sus giras de leche. Por otro lado su encrucijada es lograr que no gane Irineo Molina la presidencia, por eso ha negociado “cosas” con candidatos de otros partidos,  con Jorge Illescas “Chester”, con María Luisa Vallejo y Noé Ramírez, con el peligro de shows eminentes y llamadas telefónicas grabadas.

 

Artículo anterior

Amor de Cabaret | El lucrador

Artículo siguiente

Amor de Cabaret | la humeante

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *