AMOR DE CABARET

El austero

José Antonio Hernández Fraguas anunció el fin de semana pasado, que su gobierno en la capital oaxaqueña pugnaría por la austeridad republicana y juarista, en conferencia de prensa anunció que enfrentaría el ayuntamiento oaxaqueño las medidas necesarias para optimizar los recursos públicos –obviamente no puntualizó exactamente cómo, si con salarios menores, dietas a concejales transparentes o en qué área se harían los recortes para apretarse el cinturón- .

Y así dos días después, Sergio Bello Guerra, Juan Pablo Vasconcelos Méndez, Adriana Cecilia Aguilar Escobar viajan a Madrid. Con gasto al erario se fueron a España para asistir al evento turístico, con cinco días de anticipación y allá se encuentran  en la Feria Internacional de Turismo (Fitur) que se desarrolla desde el 18  de enero, y concluye el 22 de este mes.

El populismo fragüista es una moda que amenaza con expandirse a otros municipios de Oaxaca con una fórmula sencilla, pero costosa en términos sociales y posiblemente redituables electoralmente, siempre y cuando no vengan sus subalternos a echar por tierra toda sarta de posibles buenas intenciones, por no decir que planeadas acciones para dorar la píldora a ciudadanos en época de escases.  De una política austera pública arrancó su administración con derrotes, desobediencias a su embestidura ejecutiva, y a pocas explicaciones si estos funcionarios viajaron con sus propios recursos, o se confirma el rumor capitalino que fue con la chiche presupuestal oaxaqueña.

Artículo anterior

Advierten que nuevos delegados de gobierno de Murat serán pago de favores políticos

Artículo siguiente

La marchadora

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *