AMOR DE CABARET

El descartado

El autodescarte del ex senador deja reducido el número de candidatos posibles. Quizá es la puerta a su hermano Rolando Pérez Magaña, aunque los priistas digan que todavía le falta “fogueo”. El descarte reduce el abanico de opciones y evidencia por ahora, que el PRI lleva en la zona las de perder ante la falta de cuadros no solamente jóvenes, sino que representen una renovación moral, que sin duda Eviel Pérez no encarna.

ANTONIO MUNDACA

En la última entrevista que se le hizo en Tuxtepec al Subsecretario de Sedesol, Eviel Pérez Magaña, aplicó la clásica frase política “Que me den por muerto” cuando se le cuestionó si la intención de sus últimas visitas a Tuxtepec en giras de la secretaría no llevaban gato encerrado y la confirmación de que él será candidato por tercera ocasión a la diputación federal por el distrito 01 de Tuxtepec. La respuesta de Pérez Magaña llevaba mensajes vedados: “Yo ya estoy muy viejo para esos trotes, eso es para gente más joven”. Gente más joven ¿quién podría perfilar el PRI en la región a la diputación federal que reúna ese requisito y sea competitivo ante el aparente tsunami que podría ser AMLO en la boleta del 2018?

O en realidad es que como viejo lobo Eviel Pérez sabe que el juego de palabras importa para aplicar a los inquietos la dormilona, y acabar siendo nuevamente el candidato como él único que pueda garantizar para su partido la competitividad y los votos que requerirá el PRI para buscar retener el poder federal y de paso a Eviel para continuar, en caso de ganar para sobrevivir políticamente.

El autodescarte del ex senador deja reducido el número de candidatos posibles. Quizá es la puerta a su hermano Rolando Pérez Magaña, aunque los priistas digan que todavía le falta “fogueo”. El descarte reduce el abanico de opciones y evidencia por ahora, que el PRI lleva en la zona las de perder ante la falta de cuadros no solamente jóvenes, sino que representen una renovación moral, que sin duda Eviel Pérez no encarna, pero es de todos él más conocido y con el colmillo más retorcido en temas electorales.

Artículo anterior

La tacleadora

Artículo siguiente

El mototaxista

elmuromx

elmuromx

- Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *