AMOR DE CABARET

El heredero

*Ha convertido a una fundación de ayuda humanitaria en un espacio para juveniles concursos de superficialidad alejados del proyecto original que encumbró a Fernando Dávila, cuya bandera de atender a los más pobres estaba muy lejos de ser una escalada de frivolidad en redes sociales. En lugar de ofrecer disculpas o explicar qué hacia su vehículo en áreas municipales, su respuesta fue un meme. Sin palabras. Sin excusas tampoco.

ANTONIO MUNDACA

Marcos Enrique Hernández Bravo respondió en redes sociales con una burla a una acusación que en mundos más civilizados sería gravísima y no escarnio solo de redes sociales, sino posturas oficiales de organizaciones que defienden la participación ciudadana, organizaciones sociales responsables de la entrega y el manejo de dinero público. La respuesta de Marcos Bravo al señalamiento es altamente criticable sobre todo por las cosas que el joven político representa. Es vocero del partido del Trabajo (PT) y heredero de la Fhucup, la fundación que llevó al poder al actual presidente municipal, y con esas cartas de presentación fue semidescubierto usando recursos -vales de gasolina a discrecionalidad, cuando éstos son de uso exclusivo del gobierno- que al menos en teoría, no es para fines personales por todo el conflicto de intereses y violaciones a la ley que significa.

Ya en el comienzo de la administración municipal, la fundación que él preside fue grabada recibiendo otros beneficios que fueron contestados con trabajadores del ayuntamiento de vacaciones, y que sin distingo, cualquier asociación podría ser beneficiada con la puesta de la luz o algún menester de compostura siempre y cuando lo solicitará al municipio.

¿Qué dirá hoy Marcos Bravo de la foto y la burla donde el encargado de vales de gasolina entregaba presuntamente estos beneficios? La respuesta de Marcos Bravo, mal asesorado, fue la de llevar el tema al chacoteo y verse así mismo en un meme juvenil. Lo que se le olvida al joven dirigente son las cosas que representa, o lo que es peor, que en un acto de soberbia las cosas que representa no le interesan. ¿Alguien duda que tiene el padrinazgo del gobierno en turno?

No es un secreto que Marcos Bravo es un apéndice de las decisiones que toma el poder verdadero. Se sabe que a través de él, el programa Mejora tiene sus avances de la campaña de reelección que se avecina. Marcos ha sabido venderse como un joven emprendedor al que las manchas de la política real aun no alcanzan. El atenuante podría ser que ha convertido a una fundación de ayuda humanitaria en un espacio para juveniles concursos de superficialidad alejados del proyecto original que encumbró a Fernando Dávila, cuya bandera de atender a los más pobres estaba muy lejos de ser una escalada de frivolidad en redes sociales.

En lugar de ofrecer disculpas o explicar qué hacia su vehículo en áreas municipales, su respuesta fue un meme. Sin palabras. Sin excusas tampoco.

Artículo anterior

El reventador

Artículo siguiente

Avalan nuevos lineamientos y eliminación de candados en el PRI para elegir candidatos

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *