AMOR DE CABARET

El lingüista

*Rencillas personales en espacios mediáticos con lenguaje de alta academia. El orador Reyes Bejines salió en defensa del Gobierno Municipal, por no decir que del presidente Fernando Dávila, en el entendido que el papel del Síndico Procurador es cuidar la espalda de su presidente -además de darle la hora en la sesiones de cabildo como acusaron los regidores en aquel viejo escándalo no resuelto de los “regidores pediches de dinero público”.

ANTONIO MUNDACA

El 7 de mayo de este año el Síndico Procurador del Ayuntamiento de Tuxtepec, Gabriel Reyes Bejines se recibió de abogado. Tres meses después nos sorprendió públicamente dando su primera cátedra en Debate, Argumentación Política y Oratoria, dando muestras de su exacerbado léxico al llamar “floridamente” a su colega Francisco Niño: huevón. Y así, como quien espía por el retrete, tildó de huevón al ex candidato a la Presidencia Municipal de Tuxtepec por el PRD.

La actuación del abogado no fue una sorpresa. Desde que inició la administración las diferencias con Paco Niño han sido notorias. Son viejos rivales desde que el Regidor de Bienes Municipales no fue beneficiado con la candidatura en 2013 y donde Karina Barón quería imponer a Reyes Bejines en la posición que hoy ostenta, o cuando en 2014 Paco Niño madrugó a Gabriel Reyes quitándole la dirigencia municipal del PRD que acabó en manos de Pablo Flores.

Rencillas personales en espacios mediáticos con lenguaje de alta academia. El orador Reyes Bejines salió en defensa del Gobierno Municipal, por no decir que del presidente Fernando Dávila, en el entendido que el papel del Síndico Procurador es cuidar la espalda de su presidente -además de darle la hora en la sesiones de cabildo como acusaron los regidores en aquel viejo escándalo no resuelto de los “regidores pediches de dinero público”, donde Gabriel Reyes fue uno los protagonistas más mencionados-.

Supongo está en su derecho el Síndico en darle hasta con la cubeta a Paco Niño. Es hasta una sana diversión transmitida en videos de redes sociales. Pero entre huevones y quienes se les arruga el cuero, vemos el nivel de la clase política y su floricultura verbal, al grado que los estudios universitarios quedan para mejores y más importantes ocasiones.

Artículo anterior

El damnificado

Artículo siguiente

El reventador

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *