AMOR DE CABARET

El catrín

El catrín se va dejando pendientes decenas de proyectos: el Sistema de Transporte Integrado, las supercarreteras que prometió como tortero de mercado.

Antonio Mundaca

El Gobernador Oaxaqueño Gabino Cué Monteagudo vive sus últimas semanas de mandatario como un catrín endeudado.  Apenas hace un par de días pidió un préstamo de 2 mil 500 millones de pesos, para pagar las deudas que tiene su administración con proveedores y acreedores.

Y no solo eso. El sueño del gobierno de la paz y el progreso será recordado por el gatopardismo institucional, y la desmedida de una administración que fue únicamente una llamarada de petate que soñó con la modernización de Oaxaca, y entregó el poder al rejuvenicido dinosaurio. “Cambiar para ser siempre iguales” y peor aún. Con una deuda desgraciadamente histórica, que creció durante el Gabinismo en un 140%, y sirvió para enriquecer al gobernador y sus más allegados con varias cuentas en el Broadway Bank, de Texas y muchos millones de dólares entre sus fieles como el ex candidato perredista José Antonio Estefan Garfías, Jorge “Castillo” Díaz, y el ex Secretario de Salud Germán Tenorio Vasconcelos, inhabilitado el 28 de enero de 2016 pero con muchos millones de pesos de los oaxaqueños en su bolsa.  El catrín se va dejando pendientes decenas de proyectos: el Sistema de Transporte Integrado, las supercarreteras que prometió como tortero de mercado.

De una deuda que dejó Ulises Ruiz de 5 mil millones de pesos, Gabino se va con  12 mil 400 milloncitos.

Artículo anterior

El viajero

Artículo siguiente

El rencoroso

elmuromx

elmuromx

Periodismo de investigación

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *